Internacional

La votación del «impeachment» en Brasil avanza en empate técnico

Visiblemente exaltados, los diputados que votaron tanto a favor como en contra del «impeachment» se pronunciaron en un breve discurso en el que en su mayoría se decantó a favor de que el proceso contra Rousseff continúe y se lleve al Senado que deberá decidir si acepta asumir la continuación del mismo.

RÍO DE JANEIRO. El presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha, del Partido por el Movimiento Democrático de Brasil (PMDB) inició a las 17:45 (20:45 GMT) la votación del «impeachment» o moción de censura contra la presidenta de la República, Dilma Rousseff.

El primer diputado en votar fue Washington Reis del PMDB de Río de Janeiro que votó a favor de la continuación del proceso, al que le siguieron los diputados del estado de Roraima que se posicionaron en su mayoría a favor del avance del proceso al Senado donde se decidirá el futuro de la presidenta Rousseff.

La sesión para votar a favor o en contra de la moción de censura debía empezar en torno a las cinco de la tarde de este domingo, pero debido a las constantes interrupciones y los discursos de los líderes de los 25 partidos políticos que componen la Cámara de los Diputados se inició con retraso.

Visiblemente exaltados, los diputados que votaron tanto a favor como en contra del «impeachment» se pronunciaron en un breve discurso en el que en su mayoría se decantó a favor de que el proceso contra Rousseff continúe y se lleve al Senado que deberá decidir si acepta asumir la continuación del mismo.

La estrategia seguida por Cunha para el transcurrir de la votación fue la de alternar la votación de los diputados de los estados del norte con los del sur, para que los indecisos se dejasen llevar por el marcador que a pocos minutos del inicio de la votación se mostraba a favor del «impeachment», pero con una cifra insuficiente.

En torno a las 18:47 horas de Brasilia (21:47 GMT) los votos partidarios al impeachment conseguían acumular el apoyo de 89 diputados frente a los 31 votos en contra, una ventaja amplia pero todavía ligeramente inferior a la de los dos tercios de la cámara necesaria para lograr el avance del proceso aunque la tendencia es hacia el empate técnico entre ambos bandos. (Internet/ La Nación)