Opinión

La visita que nunca fue

El pasado 17 de enero, la nueva embajadora en Washington, Martha Bárcena, se adelantó a todos para anunciar que el secretario del secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y funcionarios del Tesoro, visitarían México entre finales de enero y principios de febrero para sostener reuniones con sus contrapartes en el gobierno de López Obrador.
Pero el encuentro diseñado para avanzar en la implementación del plan conjunto de cooperación para la inversión en México y Centroamérica con el que los gobiernos de la región buscan frenar el flujo de migrantes hacia la frontera norte fue pospuesto días antes de que el jefe de la diplomacia estadunidense pisara suelo mexicano. ¿Qué fue lo que pasó? La versión oficial de ambas partes es que nunca hubo una fecha confirmada y que el encuentro, originalmente programado para hoy, ocurrirá eventualmente.
Descartan que esta cancelación de último minuto tenga algo que ver con el desencuentro que ha generado la posición de México sobre Venezuela o con el polémico regreso de refugiados centroamericanos a nuestro lado de la frontera que ha tomado desprevenidas a las autoridades migratorias, por decir lo menos. La realidad es que ambos puntos han irritado la relación entre la administración Donald Trump y el gobierno de AMLO. A state le parece casi ingenua la propuesta de diálogo que promueven Uruguay y México sobre Venezuela, luego de que Maduro ha manipulado esfuerzos similares en el pasado. Hay impaciencia con Marcelo Ebrard en varios frentes.
Y claro, en México no gustó la determinación de utilizarnos como tercer país seguro, exhibiendo, entre otras cosas, la falta de un plan integral ante la presencia de miles de refugiados centroamericanos. Si el encuentro nunca estuvo confirmado para hoy, entonces por qué el personal de la embajada estadunidense en México y el equipo de protocolo trabajaron en los detalles logísticos de la visita. Y, sobre todo, para qué anunciar que se pospone una visita que nunca existió. Habrá que desvelarse y preguntarle al Presidente en la mañanera.
Fuente:  Enrique Acevedo,Mèxico.