Opinión

La verdadera historia detrás de los nuevos «Centros Stalin» de Rusia

Nota del editor: Jade McGlynn es asociada principal no residente del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y autora de dos libros, “Russia’s War” y “Memory Makers: The Politics of the Past in Putin’s Russia”. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Lee más opinión de CNN aquí.

 

(CNN) — El mes pasado se inauguró un nuevo “Centro Stalin” en Barnaul, Siberia. Su objetivo, al igual que el de sus predecesores en las ciudades rusas de Penza y Bor, es glorificar al dictador comunista.

Además de un marcado aumento de estatuas de Stalin en toda Rusia (más de 100 desde 2012), los centros de Stalin parecen confirmar una historia simplista: el Kremlin está rehabilitando al «Vozhd», o gran líder.

Pero una inspección más profunda complica la historia. El primer centro cultural de Stalin abrió sus puertas en 2016, en la ciudad de Penza, en el oeste de Rusia, con el apoyo de los comunistas locales, pero no del partido Rusia Unida del presidente de Rusia, Vladimir Putin.

El segundo centro de este tipo, inaugurado en 2021 en Bor, también en el oeste del país, fue originalmente una iniciativa privada de un empresario comunista local. Comenzó con una estatua de Stalin que se alzaba sobre el río Volga. El alcalde de Bor incluso solicitó su destitución, aunque sin éxito.

Y ahora el centro más reciente, en Barnaul. Fue establecido por los Comunistas de Rusia, un partido estalinista radical y marginal que está separado del Partido Comunista Ruso, mucho más grande y pro-Kremlin.

En otras palabras, estos centros, como muchos de los nuevos monumentos a Stalin, no son impuestos por el Kremlin sino más bien iniciativas de base o al menos no estatales. Quizás esto no debería sorprender. Según el Centro Levada independiente, Stalin ocupa el primer lugar en su encuesta sobre «quién es la figura más grande de todos los tiempos y de todas las personas» desde 2012.

El acto de equilibrio de Putin a favor y en contra de Stalin

Por supuesto, esta opinión favorable no es indiscutible. La organización rusa de derechos humanos Memorial trabajó incansablemente durante más de 30 años para documentar los crímenes soviéticos, que fueron ampliamente discutidos durante la era Gorbachov y postsoviética.

Más recientemente, el periodista ruso y estrella de YouTube Yury Dud describió poderosamente los horrores y el legado de los campos de trabajos forzados del Gulag estalinista en su documental de 2019 “Kolyma: Birthplace of Our Fear”. El video de YouTube tiene más de 29 millones de visitas.

El trato que Putin da a Stalin tiene en cuenta ambas posturas. En lugar de una glorificación del dictador comunista, ofrece una visión un tanto equívoca que intenta aplacar a los electores tanto pro como anti-Stalin dentro de la sociedad rusa.

Para ello, pasa por alto, pero no niega, la gran escala del terror y las represiones del dictador comunista. En 2017, Putin inauguró el primer monumento ruso a las víctimas de las represiones de Stalin en Moscú: el “Muro del Duelo”. Durante la inauguración afirmó: “Nunca más debemos empujar a la sociedad al peligroso precipicio de la división”.

Durante sus 24 años en el poder, la retórica de Putin sobre Stalin se ha mantenido razonablemente consistente. No niega los crímenes de Stalin, sino que intenta desviar la atención de ellos, admitiendo el horror del Gulag y las represiones masivas, pero insistiendo en que la memoria de esos crímenes no debería eclipsar los logros del estalinismo. En su opinión, los esfuerzos por “demonizar” excesivamente a Stalin son parte de un ataque a Rusia.

Silenciar a las víctimas de Stalin

Si bien Putin ha mostrado poco entusiasmo por glorificar a Stalin, su gobierno ha trabajado metódicamente para silenciar, o al menos volver abstracta, la memoria de las víctimas del Gulag.

Por ejemplo, el complejo conmemorativo “Perm-36”, el único Gulag intacto de Rusia, fue tomado por las autoridades locales en 2015. Cuando reabrió sus puertas, las historias individuales de las vidas de los prisioneros fueron reemplazadas por contenido que celebraba a los guardias de la prisión y la contribución del campo a la producción de madera durante la Segunda Guerra Mundial.

En otros lugares, el cierre del Memorial en 2021, que documentó los abusos soviéticos contra los derechos humanos, especialmente durante el Gran Terror, y la reciente eliminación de las placas de «última dirección» que marcaban a las víctimas enviadas al Gulag, fueron casi con certeza iniciativas dirigidas por el Estado que buscaban borrar los recordatorios de el costo humano de las represiones estalinistas.

Sin embargo, su eliminación no puede reducirse únicamente a la cuestión del legado de Stalin; también puede verse como un intento de eliminar las pruebas de los crímenes de los servicios de seguridad, en los que están arraigadas la carrera y la base de poder de Putin.

Después de todo, pensar en las víctimas individuales lleva a pensar en los perpetradores individuales.

El régimen putinista

La eliminación de recordatorios personalizados del Gulag y el Terror debe contextualizarse dentro del uso que hace el Kremlin de la historia y el mito para legitimar el régimen putinista, la guerra de Rusia contra Ucrania y el estatus de gran potencia del país. Como argumentó el fiscal en el juicio de liquidación del Memorial en 2021: “El Memorial mancha nuestra historia. Nos obliga –una generación de vencedores y herederos de vencedores– a justificar nuestra historia”.

Los comentarios del fiscal no revelan una ignorancia de los puntos oscuros de la historia sino un deseo de ignorarlos. Existen paralelos obvios con la actualidad, cuando muchos rusos se esfuerzan por ignorar la guerra devastadora que su país está librando contra la vecina Ucrania.

Ciertamente, este es un punto de comparación más pertinente que la noción de que el régimen de Putin se aproxima de algún modo al de Stalin. El encarcelamiento estimado de entre 628 y 1.011 presos políticos en la Rusia actual es un terrible recordatorio del brutal autoritarismo con el que gobierna el Kremlin. Pero compararlo con los millones de personas que trabajaron hasta morir en los campos de trabajo de Siberia o fueron ejecutados en los sótanos de la KGB es hiperbólico.

En qué se equivoca Occidente sobre Stalin y Putin

Además, estas comparaciones desvían la atención de diferencias importantes entre los regímenes de Stalin y Putin. Más allá de las escalas de represión drásticamente diferentes, la más obvia es que el estalinismo fue una ideología profundamente movilizadora que buscaba rehacer al hombre y emprendió la industrialización a una escala y velocidad sin precedentes. En gran medida ese no es el caso en la Rusia de Putin, donde el Gobierno, en cambio, fomenta un patriotismo ritualista y una apatía política.

Estas conclusiones apuntan a cuestiones políticas y de seguridad intratables para Occidente. Si Putin estuvo en el poder únicamente gracias a la maquinaria de represión, entonces no es Rusia la que constituye una amenaza para la seguridad, sino su régimen. En tal caso, los problemas planteados por su régimen dejarían de existir cuando él lo haga.

Del mismo modo, si se sostiene que Putin es la única fuerza impulsora detrás de la rehabilitación de Stalin, entonces también se puede continuar con la fantasía de que, si no fuera por Putin, los rusos abrazarían la democracia liberal occidentalizada y dejarían de justificar el sacrificio de miles de vidas por la caprichos del estado.

Estas suposiciones son erróneas y carecen de matices, por reconfortante que pueda resultar una comprensión tan superficial de la sociedad rusa.

La tendencia occidental de reducir el crimen a gran escala a un líder omnipotente siempre ha sido engañosa. Incluso el estalinismo no fue obra de un solo hombre, sino de los servicios de seguridad y de personas dispuestas a denunciar a sus vecinos por derechos de vivienda o pequeños agravios, como tan despiadadamente satiriza el escritor ruso nacido en Kyiv Mikhail Bulgakov en sus cuentos de la época.

Del mismo modo, los esfuerzos por pretender que el putinismo es sólo obra de un solo hombre conducirán a un pensamiento miope y a predicciones analíticas deficientes sobre el futuro de Rusia. La cuestión de la posición de Putin sobre el estalinismo sugiere que está lejos de ser un todopoderoso instigador de un culto a Stalin y más bien un gestor manipulador de actitudes sociales divergentes, pro y anti-Stalin, que intenta equilibrar y fusionar en un acuerdo viable y unificador. narrativa nacional.

El hecho de que un sector notable de la sociedad rusa exuda nostalgia por un líder que reprimió a millones de personas ilumina cuestiones generalizadas y preocupantes que deberían informar las predicciones y la planificación para una Rusia post-Putin.

El problema no es solo un hombre fuerte: es que mucha gente quería un hombre fuerte en primer lugar.

 

 

 (cnn.com)