Ciencia

La vacuna para el VPH no elimina la necesidad del frotis de Papanicolaou

Las mujeres que se han vacunado siguen necesitando la prueba cada 3 a 5 años, afirman especialistas en el cáncer

EE.UU. La vacuna contra el VPH ayuda a prevenir el cáncer de cuello uterino, pero eso no significa que las mujeres deban prescindir del frotis de Papanicolaou, afirman expertos en el cáncer.

Las mujeres de todas las edades deben seguir sometiéndose a esa prueba de detección para las células precancerosas o cancerosas de la cérvix aunque hayan recibido la vacuna, aconsejó la Dra. Jayanthi Lea, oncóloga ginecológica del Centro Médico Southwestern de la UT, en Dallas.

“La vacuna reduce el riesgo de cáncer, pero todavía no se ha mostrado que elimine la necesidad de las pruebas”, dijo Lea.

Lea y sus colaboradores dijeron que una vez las mujeres se hayan vacunado contra el virus del papiloma humano (VPH), un virus que provoca cáncer de cuello uterino, no necesitan hacerse la prueba cada año como en el pasado.

“Ya no se recomienda una evaluación cervical de rutina en las mujeres menores de 21 años ni mayores de 65. La investigación ha encontrado que hacerse la prueba cada tres años es suficiente, a menos que la paciente tenga un historial de salud que amerite unas pruebas más frecuentes”, comentó Lea.

“También existe la opción de combinar un frotis de Papanicolaou con una prueba del VPH. Cuando se hace la prueba de esta forma, por lo general se realiza cada cinco años”, aclaró. (Internet/ La Nación)