Economía

La uvilla ecuatoriana busca espacio en mercados de EE.UU

La uvilla se siembra al aire libre y se fumiga con productos orgánicos para evitar la contaminación, explican los agricultores.

GUAYAQUIL. La producción nacional de uvilla o también conocida como ‘uva serrana’ es cada vez más apetecida por los mercados internacionales. Actualmente el Servicio de Inspección de Salud de Animales y Plantas de EE.UU. (la USDA-APHIS, por sus siglas en inglés), luego de 20 meses de monitoreo continuo, analiza incorporar éste producto ecuatoriano en el mercado estadounidense.

Su forma esférica, su color amarillo y su sabor agridulce han hecho que las uvillas sean reconocidas como frutas exóticas en el extranjero, por lo que la Oficina Principal Quito de CFN le ha otorgado más de $ 550 millones en créditos directos para el desarrollo de este sector agricultor, entre el 2007 y lo que va del año.

Según cita EcuadorImediato. com, las colocaciones para los industriales de Alimentos frescos y procesados superaron los$ 220 millones en lo que va del 2014.

El cultivo de las semillas tiene dos facetas. Primero, las semillas son sembradas en camas (cajas de tierra). Una vez que han brotado plantas de 15 centímetros de alto son trasplantadas al terreno definitivo. Las plantas crecen en forma de arbusto.

En seis meses, pueden llegar a medir hasta 2,50 metros de alto. Se las debe sembrar a 2,50 metros de distancia una de otra para evitar que las ramas se enreden entre ellas y formen matorrales que pueden hacer que la producción se pierda porque se dificulta la cosecha. Una vez que comienza a producir la firma Tankay fue la encargada de vigilar el proceso junto a la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro (Agrocalidad).

Dennis Brito, gerente de Tankay, comentó que los informes e indicadores recopilados durante estas 85 semanas de inspección ya reposan en las oficinas de APHIS, a la espera de un pronunciamiento final de las autoridades gubernamentales.

El último visto bueno -que se espera para el primer semestre del próximo año- será, según Brito, un hito para los productores de uvillas de aquella y otras zonas agrícolas similares pues podrán optar por este cultivo y ampliar la oferta exportable ecuatoriana.

Luego de una crisis fitosanitaria en los años 80, relacionada con moscas de la fruta, los EE.UU. restringieron la importación de productos agrícolas que no cuentan con aquellas certificaciones, como una medida proteccionista para su industria agroalimentaria. José Vilatuña, coordinador de Vigilancia Boletín 073-11 1 de diciembre de 2014.

Mientras que María Soledad Barrera, presidenta del directorio de CFN, el impulso para las industrias de alimentos frescos y procesados es vital para el desarrollo nacional. Por un lado asegura mejores condiciones de vida a los agentes vinculados con las diversas cadenas productivas, asegura mejor calidad en los productos que consume el mercado local, sustituye importaciones y amplía, como en el caso de Tankay, la oferta exportable ecuatoriana.

En lo que va del año, la CFN ha colocado más de 250 millones en créditos para este sector. Así se dio a conocer mediante boletín de prensa. (DO/La Nación)