Opinión

LA URGENTE NECESIDAD DE IMPULSAR EL CRECIMIENTO

Eco. Marco Flores T./Quito

 

La ayuda financiera internacional no puede estar condicionada a que el gobierno introduzca nuevos impuestos y sacrificios tributarios en medio de la recesión y pandemia. El país requiere al menos un año para detener el avance de la pobreza y recuperar algo de crecimiento y empleo.

Entre los años 2015 a 2020 el crecimiento económico promedio anual (PIB) fue negativo en – 0.87 %. Si se elimina el año 2020 por ser un año atípico por causa de la pandemia el crecimiento económico entre los años 2015 a 2019 sigue siendo precario con apenas un 0.52%.

Entre los años 2015 a 2020 el promedio de la Tasa de Crecimiento Poblacional de Ecuador (TCP) fue de 1.69%. En ninguno de los períodos indicados (2015 a 2020) y (2015 a 2019), con y sin pandemia, el crecimiento de la economía (PIB) siquiera alcanzó a cubrir la TCP.

Si en ninguno de los años entre 2015 a 2020 el crecimiento económico al menos cubrió la tasa de crecimiento poblacional de Ecuador, el resultado no podía ser otro que mayor desempleo, marginalidad, exclusión y pobreza. Exactamente esas fueron las consecuencias.

Equivocar la causalidad en la conducción económica produce graves daños a las personas, destruye posibilidades de progreso y las empobrece. Los ya pobres y vulnerables son los más afectados. La contracción del crecimiento es causa principal del déficit fiscal y no al revés.

 

Septiembre 20 de 2021