Internacional

La UE y Cuba celebrarán su cuarta ronda de negociaciones el 15 y 16 de junio

Esta nueva ronda tendrá lugar más de tres meses después de la última sesión de conversaciones efectuada el 5 y el 6 de marzo en La Habana.

BRUSELAS. La Unión Europea (UE) y Cuba celebrarán la próxima ronda de negociaciones para un acuerdo de diálogo político y de cooperación el 15 y el 16 de junio en Bruselas, informaron a Efe fuentes comunitarias.

Esta nueva ronda tendrá lugar más de tres meses después de la última sesión de conversaciones efectuada el 5 y el 6 de marzo en La Habana, que fue la primera celebrada desde el anuncio de Estados Unidos y Cuba de su intención de normalizar sus relaciones tras permanecer más de 50 años congeladas.

A finales de marzo, la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, realizó una visita a la isla, mientras que el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, viajó a Bruselas un mes después.

Ambos trataron las negociaciones entre Bruselas y La Habana para un acuerdo de cooperación y diálogo político y mostraron su interés en acelerar las negociaciones, a fin de concluir las mismas en el transcurso de 2015.

La UE aprobó en febrero de 2014 el mandato para abrir la negociación del primer acuerdo bilateral con Cuba, tras constatar “cambios” en áreas de la economía y las estructuras sociales de la isla.

La Unión Europea y Cuba -el único país de América Latina con el que el bloque comunitario no tiene un tratado bilateral- celebraron una primera ronda de conversaciones en abril de 2014 en La Habana y una segunda en agosto en Bruselas.

El pasado 9 de diciembre la delegación diplomática de la UE en la capital cubana anunció que se posponía, a solicitud del Gobierno de Cuba, la tercera ronda, prevista para el 8 y el 9 de enero, que terminó celebrándose en marzo en La Habana.

Las dos primeras rondas se centraron en cuestiones de cooperación, mientras que en la tercera se abordaron asuntos más políticos, relacionados con los derechos humanos y la sociedad civil.

La UE y Cuba han logrado avances en el apartado de cooperación en el futuro acuerdo, pero también han reconocido ámbitos sensibles en los que se ha de seguir trabajando, como el papel de la sociedad civil, el respeto de los derechos humanos y el buen Gobierno.

La Unión aplica a Cuba desde 1996 la llamada “posición común”, una política restrictiva que condiciona las relaciones con la isla a avances democráticos y en materia de derechos humanos. (Efe/ La Nación)