Internacional

La UE se distancia de EE.UU. e Israel tras acusar a Irán de tener un programa nuclear secreto

Francia afirma que hay que profundizar en el pacto nuclear, mientras Londres y Bruselas recuerdan que diez informes del OIEA certifican que Teherán ha respetado sus compromisos

El presidente francés, Emmanuel Macron, se mostró hoy partidario de buscar un pacto nuclear más amplio con Irán al margen de que Estados Unidos decida finalmente retirarse del acuerdo firmado en 2015. El mandatario francés realiza estas declaraciones después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, acusara a Teherán de tener un programa nuclear oculto, algo que Washington parece creer pese a las reticencias de Europa.

“No sé lo que el presidente de Estados Unidos decidirá el 12 de mayo”, dijo Macron a la prensa en Sídney en el segundo día de su visita oficial a Australia. “Cualquiera que sea la decisión tenemos que preparar una negociación y un acuerdo más amplios porque creo que nadie quiere una guerra ni una escalada en términos de tensión en la región”, añadió el dirigente francés.

El presidente de EEUU, Donald Trump, prevé anunciar el próximo día 12 si se retira o no del acuerdo suscrito entre Irán y el G5+1 (EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) que regula los controles a la energía nuclear iraní a cambio del levantamiento de sanciones.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, presentó el lunes unos documentos que dijo que eran las copias de un archivo secreto iraníes obtenidas por los servicios de inteligencia de un programa oculto para desarrollar armas nucleares.

Las acusaciones de Netanyahu recibieron el apoyo total de EEUU, que calificó los documentos de “reales” y “auténticos”, en tanto que la Unión Europea recordó que el organismo encargado de vigilar el programa nuclear iraní no ha cuestionado el cumplimiento de los compromisos de Teherán.

Macron recalcó que el acuerdo es la mejor manera de vigilar la actual actividad del régimen iraní y se mostró partidario de respetar la negociación firmada por varios países. A la vez, calificó el pacto con Teherán como “un punto de partida” y abogó por ampliarlo más allá de 2025, y a la vez mejorar el control de la actividad balística del régimen iraní y contener su actividad en la región.

El presidente francés hizo estas declaraciones en una comparecencia con el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, quien también defendió el acuerdo con Irán como “la mejor opción que tenemos disponible y apoyamos su continuidad”.

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, aseguró que el acuerdo nuclear con Irán de 2015 no se basa en “la confianza” en las intenciones de ese país, sino en una “verificación rigurosa” y subrayó la “importancia” de mantener el acuerdo.

”El hecho de que Irán condujera una investigación confidencial en secreto hasta 2003 muestra por qué necesitamos las inspecciones intrusivas permitidas por el acuerdo nuclear de Irán”, manifestó hoy Johnson. ”Las disposiciones de verificación en el acuerdo nuclear dificultarían que Irán reiniciara cualquier investigación de este tipo”, agregó.

Esa, opinó, es una “buena razón” para mantener el acuerdo mientras que se trabajen sobre él para “tener en cuenta” las “legítimas preocupaciones” que tienen Estados Unidos y el resto de sus aliados.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, subrayó que existen mecanismos específicos para comprobar si Irán cumple el acuerdo e indicó que hay diez informes del OIEA que certifican que Teherán ha respetado sus compromisos.

”Lo que he visto de los primeros informes es que el primer ministro Netanyahu no ha cuestionado el cumplimiento por parte de Irán de los compromisos del (acuerdo nuclear)”, que implican obligaciones más allá de 2015, señaló.

Mogherini dijo, en la misma línea que Johnson, que el acuerdo nuclear firmado entre Irán y la comunidad internacional “no se basa en asunciones de buena fe o confianza, sino que se basa en compromisos concretos, mecanismos de verificación y un control de los hechos muy estricto, realizado por el OIEA”.

En todo caso, la alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior y la Seguridad Común incidió en que si cualquier parte o país “tiene información sobre incumplimiento de cualquier tipo, puede y debe dirigirse y canalizar esa información a los mecanismos adecuados, legítimos y reconocidos, la OIEA y el acuerdo nuclear”.

Por su parte, Rusia llamó a comprobar la veracidad de los documentos desvelados por Israel. ”Considero que esto no es motivo para convocar una reunión de la comisión (del Organismo Internacional de la Energía Atómica, OIEA), ya que primero hay que analizar esos 100.000 documentos para comprobar si son verídicos”, declaró Mijaíl Uliánov, embajador ruso ante las organizaciones internacionales en Viena, a medios locales.

Uliánov recordó que los inspectores del OIEA “no comunicaron ninguna violación en los más de dos años de vigencia del acuerdo nuclear”. ”Los inspectores del OIEA se encuentran en Irán prácticamente de manera permanente. La mitad de las actividades de inspección del OIEA implican a Irán”, destacó.

Criticó que en EEUU algunos políticos ya hayan dictaminado “un fallo negativo” para Irán tras estudiar “en un tiempo récord” los documentos israelíes. ”Ni Rusia ni el OIEA nunca han realizado valoraciones tan precipitadas y considero que tampoco lo harán en esta ocasión”, subrayó.

El propio organismo de supervisión de actividades atómicas de la ONU declinó el martes referirse directamente a las acusaciones de Netanyahu. La república islámica es conocida por haber tenido un programa de armas nucleares hasta 2003, por lo que analistas y diplomáticos dijeron que el líder israelí aparentemente está reciclando viejas acusaciones.

”En línea con la práctica habitual del OIEA, el OIEA evalúa toda la información (nuclear) pertinente (…) a su disposición”, dijo un portavoz del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que está vigilando el acuerdo. “Sin embargo, no es la práctica del OIEA discutir públicamente asuntos relacionados con dicha información”, agregó.

En un informe emitido en diciembre de 2015, poco antes de que el pacto entrara en vigor, el OIEA dijo que “una gama de actividades relevantes para el desarrollo de un dispositivo explosivo nuclear se llevaron a cabo en Irán antes del final de 2003 mediante un esfuerzo coordinado”.

Esas actividades continuaron después de 2003, aunque de forma menos coordinada, y no hay ninguna señal creíble de que se extendieran más allá de 2009, dijo el OIEA en ese momento. El portavoz del organismo reiteró el martes los hallazgos de su informe de 2015.

Bajo el acuerdo de 2015 con las potencias mundiales, Irán frenó su enriquecimiento de uranio para combustible nuclear buscando disipar las preocupaciones sobre el desarrollo de material explosivo. Teherán, a cambio, vio aliviadas la mayoría de las sanciones internacionales. Los inspectores nucleares de la ONU han informado repetidamente que Irán está cumpliendo los términos del acuerdo.

AGENCIAS