Opinión

LA TRAGEDIA DE LOS NIÑOS POBRES EN ECUADOR

Eco. Marco Flores T./Quito

La pobreza en Ecuador destruye la salud y el futuro de cientos de miles de niños ecuatorianos. Tres millones de niños son los más afectados por pobreza extrema, pobreza multidimensional, pobreza por necesidades insatisfechas. No menos del 90% de quienes nacen pobres mueren pobres (Joseph Stiglitz). Sin oportunidades para planificar el futuro y progresar la pobreza se transmite generación tras generación.

UNICEF muestra el alcance de la tragedia:

  1. «La desnutrición crónica infantil es considerado uno de los principales problemas de salud pública del Ecuador, donde 3 de cada 10 niños menores de 2 años la padecen. Ecuador es el segundo con mayor proporción de América Latina y el Caribe, después de Guatemala».
  2. «Un niño con desnutrición crónica tiene una talla inferior a la estándar para su edad, por ejemplo, puede tener 4 años, pero parecer de 2, lo cual dificulta su detección y puede permanecer invisibilizada. Una vez que el retraso en el crecimiento es diagnosticado, no hay marcha atrás. Por eso es clave apuntar a la prevención y comprender la dimensión de la problemática».
  3. «Si bien la falta de alimentos adecuados y suficientes para la edad de un niño es uno de los determinantes, existen otras causas, como el agua y el saneamiento, las condiciones de la vivienda y, sobre todo, los controles de salud durante los primeros 1.000 días de vida».
  4. «Si un niño consume agua contaminada puede provocarle diarrea o parasitosis. Estas enfermedades le impiden absorber los nutrientes. Si la diarrea se presenta de forma reiterada en los primeros dos años de vida, un niño tiende a desarrollar desnutrición crónica o retraso en talla».
  5. «Casi dos tercios de los hogares del país carecen de conexión a Internet, lo que deja a miles de niños sin acceso a herramientas de aprendizaje en línea».

Hay necesidad de que en forma efectiva el gobierno fortalezca la inversión social, especialmente en salud, salubridad, nutrición, vivienda y educación.

Es justo, necesario y urgente declarar a los niños ecuatorianos la prioridad nacional de las políticas públicas y combatir la pobreza con una nueva orientación de la economía, apartándose del camino seguido por más de 40 años y cuyos resultados siguen siendo exclusión, desempleo, subempleo, pobreza y retraso para ese altísimo porcentaje de la población que está constituido por personas pobres y vulnerables.

 

Junio, 9 del 2021