Opinión

LA TELARAÑA EN LA ENTRADA

Autor DESCONOCIDO

COLABORACIÓN de Patricia Aguirre de Martire/Guayaquil

Una vez un hombre era perseguido por varios malhechores que querían atracarlo. El hombre entró en una cueva. Los malhechores empezaron a buscarlo por las cuevas anteriores a la que él se encontraba. Con tal desesperación elevó una oración al Creador: «Dios Todopoderoso, haz que tus ángeles bajen y tapen la entrada, para que no entren a matarme». En ese momento escuchó a los hombres acercarse a la cueva en la que él se encontraba y vio que apareció una arañita. La arañita empezó a tejer una telaraña en la entrada. El hombre hizo otra plegaria, más angustiado: «Señor te pedí ángeles, no una araña.» Y dijo: «Señor por favor, con tu mano poderosa coloca un muro fuerte en la entrada para que los hombres no puedan entrar a matarme». Abrió los ojos esperando ver el muro tapando la entrada y observó a la arañita tejiendo la telaraña. Estaban ya los malhechores entrando en la cueva anterior y el hombre se quedó esperando su muerte. Cuando los malhechores estuvieron frente a la cueva, ya la arañita había tapado toda la entrada. Entonces se escuchó esta conversación: Entremos en esta cueva. No. No hace falta. ¡Mira, hay una telaraña! Es imposible que haya podido entrar en esta cueva sin romperla. Sigamos buscando.

Si has pedido un muro y no ves más que una telaraña, recuerda que Dios sabe lo que realmente necesitamos. ¡Confía en Él! Y permite que se haga Su VOLUNTAD y no la tuya.