Actualidad

La tecnología es usada por el narcotráfico

Durante el operativo, denominado ‘Marea Blanca’, las autoridades también encontraron entre el cargamento artefactos de ubicación satelital.

GUAYAQUIL. Tras encontrar el cargamento de cocaína cerca de las Islas Galápagos el pasado fin de semana, se revela que las organizaciones del narcotráfico utilizan tecnología de punta como herramienta para evadir los controles.

En el despacho del fiscal Danny Vizueta, de la Unidad Especializada en Delincuencia Transnacional, se investigan tres casos en los que los narcotraficantes han utilizado este tipo de aparatos. El fiscal explicó que no es algo improvisado, sino algo que requiere dinero y personal especializado para operarlos.

Uno de los dispositivos encontrados se coloca en el centro de los bultos que contienen la droga, los narcotraficantes lanzan los sacos al mar y estos se sumergen entre seis y ocho metros. Luego de unas dos horas, las cintas con las que se amarran los bultos se desintegran y la droga sale a flote, en ese momento los traficantes logran detectar la mercancía ilícita a través de sensores instalados en la boya.

“Los narcotraficantes controlan esta acción a través de computadoras que las captan a través de un sonido que estos producen estando en altamar, ese es el efecto que producen estas ‘radioboyas’”, señaló el fiscal en entrevista para Ecuavisa.

Según Vizueta, las investigaciones han determinado que en muchos casos quienes colaboran con estas redes ilegales, transportando la droga hasta altamar utilizando esos dispositivos, se hacen pasar por pescadores artesanales.

“El guardacosta ecuatoriano y los guardacostas norteamericanos han detectado en varias ocasiones a personas que supuestamente son náufragos, pero que en muchas ocasiones no han sido náufragos sino personas que han arrojado la sustancia sujeta a fiscalización hacia el mar y no habían podido ser detectados”, agregó.

También se decomisaron tres boyas satelitales que fueron encontradas a bordo del buque pesquero en el que se pretendía transportar el alcaloide, presuntamente, hasta México.

Según Julio Vacacela, fiscal que encabezó la investigación del caso, este decomiso dejó en evidencia un nuevo mecanismo de evasión. Los integrantes de estas organizaciones, al advertir la presencia de las autoridades en un operativo, lanzan al mar el cargamento de droga junto con estas boyas satelitales (similares usan los pescadores para colocar carnadas en alta mar) para luego rastrear y recuperar los paquetes.

Durante el 2014, en el país se decomisaron 61,38 toneladas de diferente tipo de drogas y se desarticularon 496 redes de narcotráfico. Mientras en lo que va del año, se han decomisado más de 13 toneladas de droga y se desarticulado 37 organizaciones delictivas

Para el fiscal General, Galo Chiriboga Zambrano, este es el resultado de la lucha liderada por la Fiscalía contra las redes nacionales y extranjeras dedicadas al narcotráfico.

Asimismo, en un operativo del pasado 20 de febrero dentro de una bodega en el sur de Guayaquil, se descubrió que estas organizaciones delictivas insisten en camuflar en el doble fondo de los contenedores. En esta diligencia se detuvo a seis personas que, presuntamente, pretendían camuflar 103 kilos de clorhidrato de cocaína.

Los fiscales aseguran que los mecanismos para tratar de que las sustancias pasen inadvertidas parecen son inagotables. El objeto más sencillo e imaginable podría ser un ingenioso medio de ocultamiento.

En los puertos y aeropuertos del país se han decomisado cargamentos, especialmente de cocaína y heroína, camuflados en latas de atún, conservas, cuadros, cajas de cartón, en el interior de zapatos, mezclados con pulpa de fruta y hasta impregnadas en prendas de vestir.
Otro método son las denominadas ‘mulas’, tanto hombres como mujeres que utilizan el estómago o partes íntimas para transportar drogas envueltas en plásticos o látex (preservativos). Además están los bultos o maletas de doble fondo.

Las investigaciones también demostraron que estas organizaciones dedicadas al narcotráfico también utilizan submarinos o semisumergibles, fabricados artesanalmente, pero con una gran capacidad de carga y autonomía para su recorrido.

Otra vía, según investigación de la Fiscalía, constituyen las encomiendas entregadas en los correos nacionales o sistema de courier. En estas se ha encontrado droga impregnada en sobres, láminas de aluminio y otras de caucho, envases, cosméticos o medicamentos.

De acuerdo con las versiones de los agentes antinarcóticos, los narcotraficantes han intentado envolver los paquetes con droga en papel de aluminio, creyendo que de esa forma no será detectada por el sistema rayos X en el aeropuerto o para evitar que las partículas del alcaloide sean detectadas por el Ion Scanner, un dispositivo utilizado para revisión de contenedores en el puerto marítimo. (Red. La Nación/Fiscalía/Ecuavisa)