Ciencia

La tableta se desenchufa de las ventas

Pese a perder en ventas, Apple supera a Microsoft en el formato híbrido con el iPad Pro, mientras en términos globales el mercado cayó en un 10% el pasado año

EEUU. Únicamente han transcurrido casi seis años desde que Apple presentara suprimer iPad. Lo hizo un mes de abril de 2010. Fue una bomba y, pese a las reticencias del principio, se colocó como uno de los dispositivos más vendidos. Para colmo de la sorpresa, su manejo era (y es) muy similar al de un iPhone, con lo que el invento de la compañía norteamericana caló hondo entre sus acérrimos seguidores.

El negocio alrededor se había creado. Y, a pesar de ello, el formato tableta ha continuado descendiendo, trimestre tras trimestre, en ventas hasta llegar al momento actual, en donde el mercado de las tabletas ha registrado una caída de un 10% en 2015, según los datos recopilados por la firma de análisis de mercado International Data Corporation (IDC), que estima que el año pasado se colocaron en las tiendas 206.8 millones de estos dispositivos.

En el último trimestre del año se distribuyeron 65.9 millones de tabletas, lo que supuso un decrecimiento del 13.7%, pese a coincidir con la temporada de ventas navideñas, aunque a pesar de la trayectoria negativa del mercado en general, los envíos de dispositivos desmontables alcanzaron un máximo histórico (8.1 millones de dispositivos), duplicando incluso las cifras obtenidas respecto al año anterior, lo que parece indicar una evolución de este tipo de aparatos, que aspiran a ser los verdaderos «sustitutos del PC», lo que representa un nuevo capítulo del eterno debate acerca de la era post-PC.

La justificación que ofrecen los expertos es que esos síntomas de fatiga del mercado de estos dispositivos móviles se debe a su escasa tasa de reposición (por ejemplo, un iPad de tercera generación sigue recibiendo actualizaciones y funciona bastante bien) y muchos consumidores han optado por volver al ordenador personal o probar con los convertibles.

El iPad Pro sale a flote

En esa búsqueda por lograr una mayor confluencia de oportunidades, los fabricantes han probado suerte con otro tipo de formatos más orientados a la productividad y el entorno laboral. Ahí ha atacado Apple con el iPad Pro, un dispositivo de 13 pulgadas que ha vendido ya 2 millones de unidades, una cifra que supera así a su más directo rival, la gama Surface de Microsoft, que ha vendido unos 1.6 millones de dispositivos pese a crecer en un 29%.

A lo largo del pasado año, Apple colocó en las tiendas un 21.8% menos de iPads (49.6 millones), mientras que Samsung vendió un 16.1% de tabletas menos (33.4 millones). También Asus cayó en un 39.9% (7.1 millones). En el lado contrario, las firmas chinas Lenovo y Huawei lograron cerrar el año en positivo: la primera colocó un 0.4% más de tabletas (11.2 millones) y la segunda un 116.6% más (6.5 millones).

«A pesar de críticas poco entusiastas, el iPad Pro ha sido el claro ganador de esta temporada, ya que fue el dispositivo híbrido más vendido, superando a Microsoft y otros fabricantes de PC. También es importante tener en cuenta que la transición hacia las tabletas desmontables ha presentado oportunidades positivas para ambas empresas. Sin embargo, la reciente incursión de Google en este espacio ha sido bastante mediocre, ya que la plataforma Android requerirá de un refinamiento mayor para lograr cualquier éxito», señala en un comunicado Jitesh Ubrani, Senior Research Analyst de IDC. (Internet/La Nación)