Actualidad

La Supercom remite a Fiscalía caso de caricaturista

Javier Bonilla recordó hoy que en su momento rechazó la sanción a El Universo y la amonestación a él pues insiste en que no cometió ninguna infracción.

QUITO. La Superintendencia de la Información y Comunicación (Supercom) remitió a la Fiscalía General del Estado para investigación el llamado “caso Bonil”, en el que el caricaturista Javier Bonilla fue sancionado por discriminación.

A mediados de mes las autoridades de Ecuador sancionaron al dibujante Javier Bonilla, “Bonil”, por discriminación, al haber publicado una viñeta humorística sobre la condición socioeconómica del legislador oficialista Agustín Delgado en el diario El Universo, medio que también fue amonestado.

La Supercom señaló hoy que remitió el pasado martes a la Fiscalía, “para la investigación respectiva”, la copia certificada del expediente que derivó en la resolución por la cual se impuso una medida administrativa al diario El Universo, “por difundir contenidos discriminatorios en razón de condición socio-económica”, contra Delgado y los colectivos afroecuatorianos.

Recordó que el artículo 64 de la Ley Orgánica de Comunicación señala que “la Superintendencia remitirá a la Fiscalía, para la investigación de un presunto delito, copias certificadas del expediente que sirvió de base para imponer la medida administrativa sobre actos de discriminación”.

El pasado 13 de febrero, “Bonil”, quien en 2014 fue sancionado por primera vez por la Supercom por estigmatizar la acción de la Fiscalía y de la Policía en una de sus caricaturas, recibió una nueva amonestación por escrito de ese órgano, que también impuso al diario la obligación de emitir una disculpa pública, que ya difundió.

Al dibujante le advirtió “de la obligación de corregir y mejorar sus prácticas”, según un comunicado de la institución.

La viñeta por la que Bonilla y el periódico fueron sancionados fue publicada en agosto de 2014 y muestra al legislador afrodescendiente del movimiento oficialista Alianza País Agustín “Tin” Delgado durante una intervención en el Parlamento ecuatoriano en la que se equivocó varias veces al leer un texto.

En la primera parte del trabajo, Delgado aparece diciendo: “Com…con…m…mi diii…scurso todos dicen ‘Pobretin, Pobretin'” y en la segunda, agrega: “pero con mi sueldo de asambleísta nadie dice ‘pobretón, pobretón’!”.

“En el proceso nunca han logrado demostrar que yo he cometido tal falta (acto) de discriminación, de tal manera que la simple posibilidad de elevar esto al campo penal me resulta más rechazable aún”, dijo Bonilla. (Efe/La Nación)