Actualidad

La silenciosa separación entre el Gobierno Nacional y el sector bananero

En el sector bananero tienen clara una cosa; el Gobierno no logra entender las diferencias que existen entre los productores y los exportadores de la fruta. Esto hace que se planteen políticas que no satisfacen a una actividad que tiene diferencias radicales entre los sectores que son protagonistas.

Esto ha hecho que los dos sectores tomen distancia del Gobierno hasta este 3 de agosto de 2022 y se debilite una relación que afecta a una actividad que genera más de 250 000 empleos en el campo.

Ecuador es el principal exportador de banano del mundo. El crudo es el de mayor venta internacional del país, después del petróleo y de otros productos agrícolas.

En los primeros meses del Gobierno la relación prometía. Algunos sectores productores y varios exportadores aplaudieron la designación de Juan José Pons, el 21 de julio del 2021, como asesor ad honorem del presidente Guillermo Lasso para el tema bananero.

Pons representaba al ‘clúster’ bananero, ente que agrupa a toda la línea de producción de la fruta. Tenía experiencia como bananero y como funcionario público. Había algunos temas urgentes para tratar, como la amenaza del Fusaryum R4T que está presente en Perú Colombia y mata los sembríos de plátano y banano.

También estaba el tema de las nuevas regulaciones de Europa para dejar ingresar la fruta a sus mercados y las acusaciones de ONGs que señalan que el producto ecuatoriano no cumple con regulaciones mundiales en los temas laborales ambientales.

Casa en desorden

A nivel doméstico, el tema era solamente uno: fijar un precio de sustentación que, conforme a productores y exportadores, y tener una presencia estatal tan fuerte que haga respetar este valor acordado por las partes. Sin embargo, ni Tanlly Vera ni Pedro Álava lograron manejar la relación con los bananeros mientras ocuparon el despacho del Ministerio de Agricultura. Por eso fueron separados del cargo.

Mientras tanto, Bernardo Manzano, el actual ministro, pone a prueba su experiencia en el sector bananero e intenta crear lazos con productores y exportadores.

Por su parte, Pons ya no es asesor ad honorem, se alejó del cargo a finales de mayo. Lo último que se supo de él es que su casa fue allanada dentro de una investigación por un supuesto tráfico de influencias.

Acusaciones de poca acción

La poderosa Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE), que reúne al 70% de las empresas dedicadas a esta actividad, se reunió el lunes 1 de agosto para cambiar su directiva.

En la cita se presentó un informe de labores en el que se incluyeron temas que se esperaba que resuelva el Gobierno, como la promoción de un mayor diálogo con actores nacionales e internacionales, la promoción de la fruta dentro y fuera del país y el acceso a nuevos fondos internacionales.

José Antonio Hidalgo, quien estará frente a la Dirección Ejecutiva por dos años más, indicó que este gremio seguirá velando por los intereses del sector bananero. “Uno de los mayores desafíos para AEBE es la falta de ejecutividad del Gobierno”, dijo en su posesión.

Productores en alerta

El sector de medianos pequeños productores de banano ha sido el más alejado al Gobierno. Varias organizaciones de este sector han cerrado vías y han criticado la política gubernamental, la que consideran afín a la de exportadores y grandes productores.

Uno de sus principales pedidos es que se respete el precio de sustentación del banano, que es de USD 6,25 para la caja de 18 kilos. Ante esto, el ministro Manzano ordenó una auditoría a las exportadoras para conocer a las que incumplen con el pago de este precio y sancionarlas.

El resultado fue la apertura de expedientes administrativos a 17 exportadoras de banano que no habrían cumplido con el pago del precio oficial de la fruta. El proceso está en apelación.

Apuntes a tomar en cuenta

-El sector bananero ha tenido un año difícil debido a la guerra en Ucrania y el fortalecimiento del dólar frente a otras monedas.

-De enero a junio 2022 las exportaciones de banano ecuatoriano presentaron una baja del 8,04%.

-El fortalecimiento del dólar frente a otras monedas pone en riesgo la presencia de la fruta en mercados europeos.

-Al tener al dólar, Ecuador tiene una desventaja frente a países con moneda propia.

-Esto representa una oportunidad de mercado para competidores como Colombia y Costa Rica cuya fruta resulta más económica.

-Ecuador podría dejar de exportar un promedio de 27 040 cajas semanales.

-Los mercados más afectados serían Países BajosAlemania Italia, dada su alta participación en el envío semanal de cajas.

 

 

 

El Comercio