Realidades

La serie «Narcos» ficha al venezolano Francisco Denis

«La misión del arte no es pedagógica. Debe generar reflexión, y si eso educa, perfecto», señala el actor, el primero en trabajar con Netflix.

VENEZUELA. Francisco Denis asegura, sin arrepentimiento, que no ve televisión. Prefiere, en cambio, colocar alguna película en el DVD, ir al cine o al teatro. Tampoco tiene recelo en confesar que, hasta hace meses, no había usado jamás el (quizás más importante) servicio de televisión por streaming Netflix.

Fue una sorpresa para él, entonces, cuando recibió la llamada, desde Los Ángeles, de una agente de casting para ofrecerle un papel en la serie estadounidense Narcos, basada en la vida real del líder del Cartel de Medellín, el narcotraficante colombiano Pablo Escobar.

El programa, cuya primera temporada de 10 episodios se estrenó el 28 de agosto pasado, fue creado por Chris Brancato, dirigido por el brasileño José Padilha (responsable de Tropa de élite) y protagonizado por su compatriota Wagner Moura.

La segunda temporada fue aprobada en septiembre y comenzará a grabarse este mes. Es para esa fecha en la que Denis ingresará al elenco. Después de aprobar varios filtros (que incluyeron el envío de pruebas por Internet), obtuvo el visto bueno para meterse en la piel de Miguel Rodríguez Orejuela, hermano de Gilberto Rodríguez Orejuela (que será interpretado por el actor mexicano Damián Alcázar), ambos narcotraficantes reales fundadores del Cartel de Cali.

«Sí hay un parecido físico entre el personaje y yo, pero no es lo que ellos ponderaron. Tampoco el acento, pues hice el casting como paisa y no como caleño. A ellos les importaba más la capacidad y calidad interpretativa», cuenta Denis, quien partió ayer a Colombia a conocer al equipo de producción.

Para preparar el papel, el director de la agrupación caraqueña Río Teatro Caribe ha leído toda la bibliografía que le ha sido posible, como la escrita recientemente por los hijos de los traficantes de drogas. Apenas pise el hermano país, recibirá entrenamiento para mejorar el acento, entre otros aspectos. «El hermano mayor, Gilberto, se graduó de filosofía. Es un tipo muy inteligente. Miguel era el más político, el encargado de mantener contacto con el estatus político colombiano», dice, como para refrescar la memoria.

Aprovechó estas semanas para sentarse a hurgar en la interminable lista de programación de Netflix y, por supuesto, ver la serie en la que trabajará por, al menos, dos temporadas. «Me gustó mucho la seriedad con la que está escrita. Pocas veces los americanos manifiestan que no son ningunos santos. En Narcos queda claro cuál es el papel de Estados Unidos en la historia de los países narcotraficantes. Y como los actores son de habla hispana, el público norteamericano debe, por primera vez, leer subtítulos».

La fórmula, al parecer, funcionó. Narcos tiene una puntuación casi perfecta de los usuarios del sitio especializado IMDB: 9/10 de más de 53 mil reseñas. En la página Rotten Tomatoes logró 78% de aprobación. La prensa, igualmente, ha aplaudido la producción.

Apartando su interpretación de Simón Rodríguez en la cinta Libertador (2014), Miguel Rodríguez Orejuela representa para Roberto Denis una gran oportunidad para mostrar su trabajo en más de 90 países del mundo (más de 70 millones de afiliados). «En el teatro es muchísimo trabajo y poco reconocimiento, aunque el aplauso del público es igual de sabroso. Me interesa más el crecimiento actoral; poder afrontar nuevos y retadores papeles. Y, ahora, dirigir en cine».

Respecto a la prohibición del gobierno venezolano de transmitir seriados del tipo de Narcos, Denis es tajante: «La misión del arte no es pedagógica. Debe generar reflexión, y si eso educa, perfecto. El arte es un agente que muestra las contradicciones con las que vivimos. Le queda al espectador sacar conclusiones». (Internet/La Nación)