Economía

La sequía ya no sería un problema para los agricultores con esta tecnología

Mediante acuíferos artificiales, una empresa australiana diseñó un sistema de riego para todo tipo de cultivos que les proporciona agua en tiempos secos.

Un equipo de innovadores en Australia ha desarrollado una tecnología revolucionaria que podría cambiar la forma en que cultivamos nuestros alimentos. Con el nombre de WaterUps, este sistema reinventa el interior de grandes maceteros o huertos, creando una suerte de acuíferos artificiales que almacenan y suministran agua a la vegetación de manera regular, sin riesgo de ahogarlas.

¿Cómo funciona WaterUps?

El sistema WaterUps se basa en el principio de capilaridad, pero va más allá al proporcionar una solución eficiente y adaptable para el riego de plantas, especialmente en grandes extensiones. Cada módulo está equipado con cuatro patas que conectan la parte inferior, donde se encuentra un acuífero impermeabilizado, con la fase superior que alberga la tierra y la planta. Estas patas se rellenan con algún sustrato antes de plantar, sirviendo como medio para transportar el agua a la planta desde el subsuelo en la cantidad justa.

Un tubo en forma de chimenea facilita el rellenado del acuífero artificial cuando se está agotando, mientras otro en el lateral elimina el exceso de agua, creando un espacio con aire entre las diferentes capas. Además, cuando llueve, el excedente de agua se dirige al depósito para continuar hidratando las plantas en las próximas semanas.

Diseño inteligente y sostenibilidad ambiental

Los módulos de WaterUps están fabricados con polipropileno reciclado, un material resistente que le de larga vida al producto. Además, para adaptarse a diferentes espacios, los módulos de WaterUps pueden cortarse según sea necesario. Cada metro cuadrado de celda tiene la capacidad de almacenar 120 litros de agua, y el peso de cada módulo es de aproximadamente 800 gramos. El ahorro de agua logrado con este sistema depende del tipo de planta utilizado y de la humedad ambiental en el entorno de cultivo.

Monitorización y adaptabilidad

Esta herramienta no solo se centra en la eficiencia del riego, sino que también incorpora la posibilidad de monitorear la humedad del suelo mediante sensores de humedad inteligentes en la maceta para un control más preciso.

Aunque actualmente este sistema solo está en venta en Australia, la compañía espera ampliar el mercado a otros países y que esta solución agrícola llegue a más productores.

Fuente: El Productor.com