Ciencia

La SEN advierte de que la cirugía no es una opción válida para la migraña

Según explica, entre otras opciones, se está proponiendo a los pacientes cosas como “eliminar quirúrgicamente los puntos desencadenantes de la migraña”, un concepto que no tiene ningún rigor científico

ESPAÑA. En los últimos meses han empezado a proliferar los anuncios que publicitan distintos tratamientos quirúrgicos para la migraña. Todos prometen que una cirugía sencilla puede aliviar los incapacitantes síntomas asociados al problema neurológico, pero la Sociedad Española de Neurología (SEN) niega la mayor y advierte de que no hay evidencia científica suficiente que respalde el empleo de estas técnicas.

“Hace pocos meses que hemos comprobado la promoción en España de estas técnicas, que ya habían anunciado en otros países, como EEUU, y queremos avisar a la población de que la ciencia no justifica su uso”, explica Patricia Pozo, coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN, que ha llevado a cabo una revisión de los resultados de los estudios realizados sobre el tema y ha constatado que su uso no está avalado por los datos.

“Ni siquiera se conoce una explicación fisiopatológica que justifique su posible utilidad”, añade la especialista, quien recuerda que recientemente un editorial de la revista Cephalalgia, la publicación oficial de la Sociedad Internacional de Cefaleas, ya alertó sobre la falta de respaldo científico de estas técnicas.

Según explica, entre otras opciones, se está proponiendo a los pacientes cosas como “eliminar quirúrgicamente los puntos desencadenantes de la migraña”, un concepto que no tiene ningún rigor científico. “Proponen bloquear determinados nervios, como alguno de los nervios cervicales, como si ese fuese el origen y causa única del problema, cuando está demostrado que no es así”, aclara.

“Se estima que la prevalencia de la migraña es del 12% de la población. En el caso de la migraña crónica, muy incapacitante, el porcentaje de afectados es del 2% y no todos acuden a un neurólogo, por lo que son muchas las personas receptivas a cualquier tratamiento que prometa minimizar su dolor y su incapacidad”, señala Pozo, que pide a los pacientes que no se dejen llevar por cantos de sirena y, antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento, consulten con un neurólogo.

“Tanto pacientes como médicos estamos deseosos de encontrar una cura definitiva para la migraña”, ha señalado la SEN en un comunicado, pero hay que tener cuidado con los numerosos tratamientos -generalmente de precio elevado- que surgen en el mercado y que no sólo no han conseguido demostrar su eficacia, sino que no son inocuos para la salud del paciente.

El paciente debe sospechar de prácticas inadecuadas si el tratamiento que se ofrece parece la panacea contra la enfermedad -“la migraña es multifactorial y es muy poco probable que una sola técnica pueda mejorar milagrosamente los síntomas”, explica Pozo-. Además, también hay que recelar de cualquier propuesta contra la migraña si quien se hace responsable de su indicación no es un especialista en Neurología. (Internet/La Nación)