Opinión

La Santa vacuna…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Mil millones de dólares nos ha costado la vacunación gratuita de los ecuatorianos y ciudadanos que vivimos en Ecuador, porque esto hay que comunicarlo, se han vacunado miles de extranjeros irregulares en esta campaña masiva, inversión realmente significativa para nuestras escuálidas arcas fiscales, pero insignificante cuando de por medio está el salvar la mayor cantidad de ciudadanos, jóvenes y niños de esta pandemia infernal…

Que el promedio de costo de cada una de ellas fluctúe en más menos $33 por simple aritmética, si dividimos los mil millones para 33 millones de vacunas en las diferentes dosis, podría parecer alto, pero no quiero emitir mi opinión pues no soy especialista en este tema, y no quisiera cometer una herejía al respecto…

Si, parecería apresurado el haber tomado la decisión de levantar la obligación de la mascarilla, sobre todo en los lugares cerrados, porque si en países europeos y en el mismo USA están volviendo al uso obligatorio, veo muy peligroso que acá nosotros incluso ya no exijamos las pruebas de antígenos para ingresar al Ecuador, y en esta materia no podemos bajar la guardia en ningún momento, y tenemos que seguir cuidándonos…

Por otro lado resulta lógico que en este estado de excepción, y por los diversos operativos las mafias y los delincuentes disminuyan sus operaciones y actividades hasta que nuevamente se termine el estado de excepción y los operativos de la fuerza pública, por lo que insistimos en que es fundamental que la policía y las fuerzas armadas estén 24/7 en todo el territorio nacional, y que estén conscientes de que al menor descuido, a ellos mismos los asaltarán y hasta asesinarán sin andan despabilados y muy confiados…

Que tengamos las reservas de libre disponibilidad en excelente niveles, hayamos reducido el déficit Fiscal, es una muy buena señal y confianza para el país y sobre todo a los tenedores de la deuda, prestamistas, los que les asegura el pago de la deuda y sus intereses, rubros que casi bordean el 30% del PIB, lo que sin lugar a dudas frenan la inversión social y la obra pública, generadores de empleos, y garantiza medicinas en los hospitales, salud y educación de calidad, pago de la deuda interna al IESS y los bonos del Estado, que tiene cuasi quebrado al instituto de seguridad social, sin siquiera hablar de las deudas que por aportaciones del 40,% se le debe a los afiliados y jubilados….

Casi llegamos al primer año del Gobierno de LASSO, y la calificación entre una y otra gestión podría oscilar entre 6 al 7 sobre 10, siendo la más baja el manejo del combate a la inseguridad y el narcotráfico, lo que es bastante peligroso y podría incluso desembocar en una revuelta social o golpe de estado…

Un presidente no viajero y buen administrador es lo que necesitamos de manera urgente, que convoque no disocie, que construya con responsabilidad estructuras sólidas en lo económico, social, en la seguridad y en lo político, porque este tema, es otro en lo que más debilidad también ha demostrado padecer este gobierno.

En el FODA qué deberían tanto LASSO como su equipo efectuar cada semana en los diversos ámbitos y frentes, están los indicadores en dónde con visión, eficiencia, y responsabilidad se debería actuar, para garantizar una gestión que lo lleven a una buena aceptación general.

 

 

Semper Fi.