Opinión

LA SALIDA DE LOS SAPOS VIVOS

Antonio Aguirre Medina/ Guayaquil

Utilizando viejas artimañas, el expresidente de la Asamblea Nacional y exministro del Interior intenta lavarse las manos en el asunto Isspol y acusa a la exministra de Gobierno, María Paula Romo.

En el acto de entrega de documentos recibió un sonoro reproche. Serrano se encuentra en el Imperio y su siguiente argumento podía ser declararse perseguido político igual que la pandilla verde flex.

Llegó la hora de hacer cumplir la justicia y ésta sería una magnífica oportunidad.