Realidades

La revolución del cargador universal: ¿cuándo tendrás que cambiar el de tu móvil? ¿Qué pasará con los ordenadores?

  • Los cargadores que no sirvan tendrán que ir a un punto limpio para reciclarlos. Dicha ley tendrá que ser aprobada en el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo.

El martes 7 de junio, los países miembro de la Unión Europea acordaron establecer un cargador universal a partir de otoño de 2024 para móviles, tablets, libros electrónicos, consolas, auriculares y cámaras.

Los objetivos de esta ley consisten en reducir los residuos electrónicos y facilitar la vida de los consumidores. Por otro lado, la Comisión Europea lleva impulsando este acuerdo desde hace trece años y el pasado mes de septiembre el Ejecutivo comunitario lanzó una nueva propuesta que fructificó el pasado 7 de junio.

Con este cambio, ¿es cierto que la normativa se extenderá a todos los aparatos? Por el momento, hasta 2024 se podrán usar los diferentes modelos de cargadores que existen, aunque no todos ofrecen las mismas características.

Los cargadores que existen a día de hoy

Actualmente, estos son los modelos de cargadores que hay en el mercado:

  • USB tipo A: Desde los 1.0 a los 3.0.
  • USB tipo B: Se emplean en impresoras y escáneres.
  • Mini- USB 1.0: Estos conectores eran útiles para los primeros móviles, tablets y cámaras.
  • Micro- USB tipo B (2.0): Este tipo de cargador móvil existía para los teléfonos Android y otros dispositivos. Con el paso de los años se ha dejado de usar porque pertenece a los aparatos que son de gama baja o media. Su forma es plana por un lado y por el otro es abombada, además, ofrece una carga lenta.
  • Micro- USB tipo C (3.0): Los móviles de gama alta o media- alta vienen incorporados con este cable conector, debido a que se ha convertido en el nuevo modelo estándar. Este producto se puede enchufar de cualquier lado y permite cargar los dispositivos rápidamente.
  • Micro- USB Lightning: Los usuarios que tienen un iPhone o iPad saben que este cable es exclusivo de Apple, teniendo en cuenta que solo es compatible con los productos de la compañía.

Según fuentes de ANOVO (empresa espacializada en servicios de postventa tecnológica), «los conectores de carga más utilizados son los micro USB y USB tipo C».

No todos los cargadores ofrecen la misma potencia

Los cargadores y los cables vienen por separado cuando compramos un teléfono, por consiguiente, es importante conocer qué tipo de cargador es el más recomendable y qué tipo de voltaje de salida ofrece.

Para conocer estos datos, los usuarios se pueden fijar en el lateral del cargador que pone ‘Output’ porque indica el voltaje, también deben tener en cuenta los amperios que soportan la carga, y será necesario que consulten las especificaciones del fabricante para comprobar su compatibilidad.

Dependiendo del cargador, hay algunos que ofrecen una mayor o menor potencia de carga. Esto depende de los estándares que soporte el producto, no obstante, la potencia y el dispositivo a cargar deben coincidir. Por ejemplo, los modelos de carga rápida serán útiles con aquellos dispositivos que reconozcan esta característica.

«Actualmente, hay muchos dispositivos que soportan una ‘carga rápida’ -explican desde ANOVO para 20BITS-.  Los cargadores de estos dispositivos son capaces de suministrar potencias de carga que oscilan entre los 20W hasta los 120W«.

¿La normativa se extenderá a todos los dispositivos?

Alicia Vicente, brand&communications manager de PcComponentes, explica para 20BITS que «todavía es muy pronto para prever qué va a pasar en la industria, ya que la nueva ley entra en vigor en 2024 para los nuevos dispositivos electrónicos portátiles pequeños y medianos, mientras que en el caso de los portátiles se producirá 40 meses después«.

Mientras tanto, los expertos de ANOVO hablan de qué ocurrirá con los aparatos tecnológicos que ya tiene cargadores que no son tipo C: «Es posible que tengan que adaptarse a la nueva normativa, aunque, en principio, seguirán existiendo y funcionando«.

Los consejos que se debían tener en cuenta a la hora de comprar un cargador

A la hora de comprar un cargador hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  • El adaptador es la pieza donde se conecta el cable y existen dos tipos (pared y coche). Estos productos pueden tener distinto número de puertos, diseños, potencia y voltajes.
  • Como he mencionado anteriormente, los teléfonos pueden tener distintos modelos puertos. Si el móvil es actual, es posible que tenga USB-C, aunque si es un iPhone de última generación tendrá Lightning.
  • La potencia del cargador y el dispositivo a cargar deben ser los mismos.
  • USB Power Delivery tiene que adaptarse a la potencia máxima del móvil.

Las consideraciones que se deben tener en cuenta a la hora de cargar un dispositivo son las certificaciones que aseguran la aprobación de su uso:

  • Certificación CE: Cumple con la directiva europea pertinente en materia de protección del medio ambiente, seguridad y salud.
  • El certificado RoHS ofrece la restricción de ciertas sustancias peligrosas en aparatos electrónicos.
  • Certificación FCC: Se otorga si cumple con todos los criterios de los estándares establecidos, como las pruebas de tensión, corrientes peligrosas, caídas de voltaje, limitaciones de potencia, perturbaciones por descarga atmosférica, y entre otros.
  • MFi: Garantiza que un producto ha sido verificado y certificado por Apple.

¿Dónde se pueden tirar los cargadores que no sirven?

En el caso de los cargadores que ya no se vayan a usar, tanto las fuentes de ANOVO como Alicia Vicente recomiendan reciclarlos. «Para asegurarse de que se recicla de forma correcta, los cargadores deben depositarse en los puntos limpios adecuados«, afirma Vicente.

Los cargadores que no sirvan no se pueden tirar a cualquier lado porque contaminan el medio ambiente y tampoco son residuos que se destruyan fácilmente. En España, cada ciudad tiene habilitados puntos limpios para tirar estos dispositivos.  

Tomado 20 minutos