Deportes

La regata de la FE

Entre la noche hoy y el amanecer de este viernes se realizará la tradicional competencia que celebra su boda de diamantes.

GUAYAQUIL. No solo tendrán que sufrir los fuertes calambres y dolores musculares; como remeros, también tendrán que superar otro obstáculo para alcanzar el título de la regata Guayaquil – Posorja, que será realizará la madrugada de mañana.

Y es que los remeros de los doce equipos se han inscrito para la modalidad 4+. Entre los enlistados consta el equipo de la Prefectura del Guayas, el Club Regatas Posorja. También participarán: la Asociación Deportiva Naval, Infantería de Marina, Liga Deportiva de Salitre, Universidad de Guayaquil, Dirección de Deportes Municipio de Guayaquil, Villamar Remo Club, Club de Remo Mafer, Cocodrilo Remo Club, Cleveland C.S., Astillero y Club Sport Andes.

Ellos partirán a las 00:30 del viernes desde el muelle del Yatch Club Naval de Guayaquil y llegarán el mismo viernes a partir a eso de las 06:00 al Malecón de Posorja. Por lo difícil de la prueba, la mayoría de embarcaciones apenas cuatro meses ha tenido para prepararse en lo físico y la mental.

En la categoría doble par sénior máster participarán Círculo Deportivo Ferroviarios, Santay Remo Club, Club de Remo Instituto Antártico. En la categoría exhibición estarán Nautilus, ADN y Esuna.

Por ese motivo, Galo Escobar y Ángel Martínez del club de Remo Regatas de Durán, durante estos meses se han preparado dos horas diarias en el reconocimiento del recorrido, para lo que será la edición 76 de esta tradicional regata, la cual es catalogada como una de las más largas del mundo por sus 49 millas náuticas (alrededor de 79 kilómetros de distancia).

Escobar, quien es el capitán de este equipo que participará en la modalidad doble par, sostiene que esta regata no solo es complicada por la distancia que se tiene que recorrer, sino por la dificultad del trayecto.

“La verdad que uno tiene que conocer bastante el río, conocer el camino, pues además del esfuerzo físico, hay que superar el oleaje que muchas veces se presenta en el río, los lechuguines, la palizada, entre otros obstáculos que se presentan en esta competencia”, comenta Escobar. (DO/La Nación)