Actualidad

La Red Nacional de Educadoras confirma su respaldo a las políticas de Desarrollo Infantil

Solo en el 2015 se ha invertido más de $ 230 millones en educación inicial.

QUITO. Con el objetivo de constituir elementos que defiendan lo logrado en la educación inicial, el Gobierno Nacional ha establecido políticas públicas de programas eficientes, técnicos y planificados para impartir educación a los niños de hasta 5 años, en trabajo conjunto con el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), y padres de familia de niños de 0 a 3 años, lo cuales son atendidos mediante los servicios de desarrollo infantil de las modalidades Creciendo con Nuestros Hijos (CNH); Centros Infantiles del Buen Vivir (CIBV) y representantes de la sociedad civil.

“Nunca más el voluntarismo, la improvisación, el clientelismo, menos aún con algo tan importante como el desarrollo infantil”, dijo el Vicepresidente del Ecuador, Jorge Glas, al recordar que antes con el asistencialismo internacional se imponían programas, que terminaban incrementando la deuda externa del país.

Cabe recalcar que solo en el 2015 se ha invertido más de $ 230 millones en educación inicial.

Al respecto, en la modalidad Centros Infantiles del Buen Vivir, 68 a nivel nacional, se atiende integralmente a más de 94.000 niñas y niños quienes reciben 4 comidas diarias. La meta es construir 1000 centros infantiles para cubrir la demanda.

Mientras que con el programa “Creciendo con Nuestros Hijos” (CNH), se atiende a más de 217 mil niños menores de un año, a través de asesoría personalizada sobre estimulación, nutrición y promoción de salud infantil.

“El gobierno nacional vela por la educación y salud de más de 300 mil niños y niñas que representa el 25% de la población total menores a 3 años, y el 71% de la población de niños en condiciones de pobreza”, manifestó Glas.

Por otra parte, la ministra coordinadora de Desarrollo Social, Cecilia Vaca, señaló que la inversión en educación inicial es una prioridad, ya que marca el inicio del futuro de la persona, “porque justamente las transiciones que se den en la primera etapa de vida, garantizarán que tengamos las mejores potencialidades para el futuro”, concluyó. (VCV/La Nación)