Opinión

LA RECONSTRUCCIÓN DE MANABÍ, OTRO ENGAÑO FRAUDULENTO.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

En el país ya estamos  acostumbrados a vivir de engaño en engaño, no es ninguna novedad que gran parte de los casos de corrupción a lo largo de los años se queden en el limbo jurídico hasta su prescripción definitiva y como es la costumbre llegar hasta las instancias finales para aplicar la  prescripción definitiva y demandar al Estado hasta que las arcas nacionales queden  vacías, no sería nada raro que en algunas oportunidad los delincuentes demanden al Estado por daños y perjuicios, que además sean favorecidos con el premio gordo de la lotería burocrática por que dominan las leyes preparadas para perjudicar al Estado y favorecer a los delincuentes de cuello blanco y uñas afiladas.

Según información, están por reabrir el caso de la RECONSTRUCCIÓN DE MANABÍ en que están involucrados el expresidente Correa, su ex vicepresidente Glas y varios Ministros de su total confianza, en total una veintena de personas relacionadas con el caso en que se supone desviaron la apreciable cantidad de 1.600 millones de dólares, todos los llamados a declarar son afines a la Revolución Ciudadana, tengan la seguridad estimados lectores que les sobran los cinco dedos de la mano para contar cuantos serán sancionados con todo el rigor de la ley como siempre amenazan.

Para que el país no olvide jamás, vale la pena recordar, que el inútil y peor presidente de la historia Republicana Guillermo Lasso Mendoza ofreció recuperar los $ 70.000 millones desaparecidos durante el Correato y en la realidad no recuperó ni un centavo y lo más duro de comprender es que ni siquiera lo intento.