Opinión

LA POLÍTICA ES DESLEAL Y TRAICIONERA.

Antonio Aguirre Medina/ Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

Me tocó conocer los entretelones de las grandes ligas políticas desde muy joven, con apenas veinte años de edad, en el último “Velasquismo” en el que aprendí a conocer la traición, la deslealtad, lo bueno, lo malo y lo feo de la gente que rodea a los altos funcionarios que se llenan de lambonerías y alabanzas, pero luego son los primeros en clavarte el puñal por la espalda hasta que, con la experiencia adquirida a través de los años me decidí a comentar por éste medio opiniones bien intencionadas, que en algo podrían servir para tratar de guiar a la opinión pública y si algún  actor político las asimila, le podrían servir en beneficio del país y de los ciudadanos.

Hago este preámbulo porque se está presintiendo el mismo efecto que se sentía semanas antes de la caída del presidente Dr. Yamil Mahuad Witt, a quién desde su posesión en el cargo soterradamente su más cercano colaborador conspiró junto con personajes que por coincidencia hoy son los mismos, pero con otros argumentos o intenciones. Antes el argumento fue el feriado bancario que nos salvó de la quiebra financiera y, hoy, es el control de la Asamblea Nacional.

No todo está dicho señor presidente, todavía tiene tiempo para alijar la nave deshaciéndose de todos los ovejunos infiltrados, ministros poco eficientes, ineptos asesores e incapaces aprendices de políticos que no tienen experiencia en asuntos de Estado que lo podrían hacer naufragar en un mar lleno de hambrientos tiburones.

Por último, señor Presidente: ” No se dedique a criar cuervos porque después le sacarán los ojos “, desconfíe hasta de su propia sombra que el fantasma del golpe podría estar empezando a sentirse en el Palacio de Carondelet.