Actualidad

La Policía promete que el cerro Las Cabras será un lugar turístico

El propósito de la visita del ministro del Interior al cantón, fue para ratificar el propósito que hace dos meses hizo, “erradicar el tráfico y microtráfico de drogas en el cerro Las Cabras”.

DURÁN. Tras la visita del Ministro del Interior, José Serrano al cerro Las Cabras, punto más alto de Durán, donde habitan alrededor de 2.000 familias y quienes dicen vivir atemorizados por la venta de estupefacientes, prometió recuperar el espacio público, ocupado por delincuentes y microtraficantes.

“Haremos de este cerro un lugar turístico, vamos a iluminarlo. Habrá equipos policiales que estarán temporalmente y otros de forma permanente. Además, de ser necesario se ubicarán unidades móviles de Policía Comunitaria. La intervención será integral y se replicará en 180 puntos del país”, indicó el ministro del Interior, José Serrano al instar a los ciudadanos a que pierdan el temor y denuncien.

Aunque según Serrano, ya tienen identificadas a las 3 agrupaciones que operan en el lugar, “están lideradas por alias Papucho, Llorón y Ney. El primero actúa en los sectores contiguos a la cancha deportiva, el segundo en las partes bajas del cerro; y el tercero, que fue detenido el año pasado, tomó el control en la zona de la Virgen. Ahora La Pantera lo ha reemplazado”, detalló el Ministro.

Mientras que el general Edmundo Moncayo, reveló que durante 2015, en 8 operativos ejecutados contra el tráfico para el consumo interno fueron capturadas 7 personas y decomisados más de 60 gramos de cocaína, 55 gramos de heroína y 11,7 gramos de marihuana.

Al respecto, la mayoría de habitantes coincide en que tienen miedo y que en los últimos años han observado cómo los microtraficantes se adueñaban de los espacios públicos. “Nadie quiere que le hagan daño o amanecer quién sabe dónde. Mi hija tiene 5 años y no puede salir a jugar, no me gusta que vea a personas drogándose”, manifestó una mujer al aprovechar la presencia del ministro del Interior y le expresa que en el cerro se registraron hasta violaciones, pero nadie denuncia por temor.

Es preciso señalar que hace unas 5 décadas en ese lugar había piscinas techadas donde se almacenaba el agua para abastecer a las locomotoras a vapor que salían desde la estación del Ferrocarril de Durán hasta Quito. Los niños las usaban para bañarse y se imaginaban que los desfogues eran toboganes. La finalidad de las acciones policiales es justamente que los pequeños puedan volver a salir y jugar sin miedo, como antes. (VCV/La Nación)