Actualidad

La Policía Nacional pone resguardo en la bahía

La queja por la inseguridad es general entre los comerciantes que tienen sus negocios en las 20 manzanas que conforman la bahía y sus alrededores.

GUAYAQUIL. En este mes, la Policía ha considerado necesario incrementar los controles para el caso de la bahía, además de las operaciones de rutina, incluyó la presencia de 70 efectivos policiales, vestidos de civiles en los lugares de mayor concentración comercial de la urbe.

Además, la Policía puso más uniformados para contrarrestar los constantes robos y resguardar a las personas que en esta época realizan compras por Navidad y fin de año. Los gendarmes que vigilan Guayaquil necesitan las herramientas para cumplir su trabajo, dijo el jefe policial.

Entre los principales objetivos de los patrullajes vespertinos y nocturnos está la vigilancia de los sectores bancario y comercial, y combatir la presencia de pandillas y el robo de vehículos y mercadería, que están en dicho sector.

Los gendarmes ponen especial atención en 3 ejes de Guayaquil, es decir, en los sitios por los que circulan más personas y existen más locales comerciales, como en las avenidas Nueve de Octubre, Malecón y las manzanas que conforman la bahía.

El motivo. El movimiento comercial se agita en estos días en dicho sector a donde acuden cientos de personas para realizar las compras. Aquí, las veredas y pasajes de este concurrido sector céntrico de la urbe portuaria resultan pequeños para albergar a los ávidos compradores, que principalmente buscaban prendas de vestir y accesorios varios.

Los preferidos son los blue jean que se encuentran desde los $10 hasta los $40, según la calidad de la prenda, indicó el vendedor Juan Carlos Ortega.

El comerciante dijo sentirse satisfecho con el resguardo policial en este sector, pues en Navidad, los ‘amigos de lo ajeno’ se hacen pasar por compradores. “Es difícil porque usted medio se descuida y se le van llevando las cosas», manifestó Ortega.

Ante ello, Ortega recalcó que es recomendable ingresar a la bahía con alguien que conozca el lugar, pues está divida en sectores de acuerdo a la mercancía en venta. Además, dijo que las personas deben evitar llevar teléfonos de alta gama o accesorios llamativos.

Esto mientras que otro comerciante le preguntaba a los transeúntes «¿Cómo qué cosita buscaba? Zapatos, celulares, electrodomésticos», para enganchar al cliente, que puede encontrar ropa de varias marcas, originales e imitaciones, en diferentes tamaños para hombres y mujeres a precios bajos. (DO/La Nación)