Opinión

La piscina con olas.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Las declaraciones de Pablo Arosemena, ministro de finanzas, criticando a la Alcaldesa Viteri de despilfarra, por haber construido una obra que trae a ese sector de Guayaquil un lugar de esparcimiento, relax, encuentro entre jóvenes de escasos recursos, que seguramente muchos de ellos nunca tendrían la oportunidad de estar en una piscina similar, argumentando que «cómo es posible esa obra faraónica si el sector carece de agua potable así como en otros sectores similares» refleja en este joven desprecio, odio, resentimiento, complejos, y con ese tipo de mentes totalmente excluyentes, tenemos que tener mucho cuidado de entregarles poder, pues lo usan solo para satisfacer sus instintos, placeres y hasta para llenar el vaso de los amos a quienes demuestran una lealtad incondicional…

Por gente como ésta, fueron décadas que tuvimos que esperar que las instituciones públicas tengan edificios con aire acondicionado, sillas y salas para esperar atención en hospitales, registro civil, comisión de tránsito, y ese cambio lo debo reconocer lo impulsó el prófugo Rafael Correa…

Dignificar a los pobres dándoles calidad de vida, es una obligación de todo servidor público, el criterio de Arosemena ha sido casi igual al de Jaime José, cuando se le exigió explique porque los buses de la metrovía no tenían aire acondicionado y la gente tenía que sufrir un calor infernal, respondió para que no tengan gripe… es decir los que tenemos aire acondicionado en los vehículos, cuando hace calor no deberíamos prender el aire porque nos da gripe, ¿Qué pendejo verdad?

Esas son las perlas de muchos pelucones, que son insensibles y que por el hecho de ser pobres no tienen derecho a tener servicios de calidad e iguales condiciones de confort que los ricos, tema que los chinos por sus precios baratos en equipos como televisores, cocinas, lavadora, secadoras, y demás artefactos eléctricos, son de mucha ayuda para las madres pobres, que se incorporan al primer mundo incluso con los aparatos electrónicos para sus hijos…

Felicitaciones alcaldesa Viteri, su obra será siempre recordada por las personas que habitan el sector del suburbio oeste de Guayaquil, ojalá otras obras de similares características se construyan en todo el Ecuador, se les de mantenimiento y tengan el cuidado de evitar su deterioro sus propios moradores…

 

Semper Fi.