Opinión

La peor cuña es la del mismo palo

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

El economista Ramiro González, ex Izquierda Democrática, cuando fue Prefecto Provincial del Pichincha demostró ser un regionalista anti-mono, pretendió competir y llevarse los beneficios de la Lotería patrocinada por la Junta de Beneficencia de Guayaquil a Pichincha.

Después logró fundar un partido político aprovechando su posición de Presidente del Directorio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), partido que lleva el nombre de AVANZA lista # 8 que es el mismo adjetivo que utilizaba en la campaña millonaria de la institución (EL IESS AVANZA).

Después de ese glorioso avance llegó a ser Ministro de Industrias y Productividad convirtiéndose en el “divo” del gobierno disputándose con los Ministros Cordero, Patiño y Serrano el protagonismo del escenario político nacional.

Todavía existen juicios por la adjudicación del contrato de servicio del Call Center a la compañía beneficiaría del mismo, en condiciones no muy claras y que siguen siendo investigados por las más altas instancias de la justicia. Ojalá, muy pronto los jueces determinen la culpabilidad o la inocencia de los implicados en esta adjudicación poco transparente.

Hoy día este personaje se ha convertido en un opositor, desestabilizador y subversivo contra el gobierno, a quién le debe su partido político, manifestando públicamente que “es un error no retirar definitivamente los proyectos económicos presentados a la Asamblea Nacional y que actualmente la mayoría de ciudadanos ya no están en la Asamblea, sino que están en las calles”.

La actitud de éste cromo difícil de la política ecuatoriana hace pensar lo desleal y traicionero con que se manejan los asuntos políticos y la falta de lealtad, que es común entre ex funcionarios del gobierno que han prestado servicios.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.