Deportes

La paternidad, el secreto del reciente éxito de Djokovic

“Tengo 28 años. Me siento bien. No me siento viejo. Con suerte, tengo muchos años más por delante”, comentó.

LONDRES. Armado con lo que Goran Ivanisevic llama una “mentalidad balcánica” y “arrogancia positiva”, el tenista Novak Djokovic reemplazó el dolor de perder el Abierto de Francia con la alegría de levantar el trofeo de Wimbledon en apenas cinco semanas.

Esa “arrogancia positiva” ha hecho de Djokovic un atleta formidable quien, en vez de distraerse con los avatares de la vida de casado y la paternidad, se ha convertido en una máquina humana de ganar que continúa llegando a las finales.

De hecho, desde el nacimiento de su hijo Stefan en octubre, el número uno del mundo perdió solo tres de 61 partidos y recogió ocho títulos, entre ellos el Abierto de Australia y Wimbledon.

“Desde que me casé y me convertí en padre, no he perdido muchos partidos, gané varios torneos. Le sugiero a cada jugador, cásense, tengan niños, disfrutemos esto”, dijo un sonriente Djokovic al celebrar su primer aniversario de boda ganando su tercer título de Wimbledon.

El serbio levantó el trofeo dorado tras una victoria por 7-6, 6-7, 6-4 y 6-3 sobre Roger Federer, segundo preclasificado.

Otrora los jugadores retrasaban formar una familia porque pensaban que ello impediría su concentración, pero la vida fuera de la cancha de Djokovic significa que no pasa mucho tiempo pensando en los reveses y puede centrar su atención rápidamente en la tarea por delante.

Casi con seguridad le ha ayudado a superar la angustia que sintió cuando sus esperanzas de completar su colección de títulos de Grand Slam fueron destrozadas en la final del Abierto de Francia del mes pasado por Stan Wawrinka.

“Si hay algo que aprendí es a recuperarme rápido y dejar las cosas atrás y avanzar”, dijo el serbio de 28 años tras convertirse en el jugador de más edad de la era profesional en ganar nueve títulos de Grand Slam.

“No se puede pensar en lo que sucedió en Roland Garros o lo que sucedió unas semanas antes. Hay que mirar hacia adelante”, agregó.

Y eso es exactamente lo que Djokovic está haciendo al apuntar a los siete hombres -Federer, Rafael Nadal, Pete Sampras, Roy Emerson, Bjorn Borg, Rod Laver y Bill Tilden- que ganaron más torneos que él.

Si bien Federer y Nadal tenían 15 y 14 títulos de Grand Slam, respectivamente, para cuando cumplieron 28 años, el reciente éxito de Djokovic muestra que está mejorando con la edad.

“Tengo 28 años. Me siento bien. No me siento viejo. Con suerte, tengo muchos años más por delante”, comentó.

“Voy a intentar empujar mis propios límites y ver hasta dónde puedo ir con los títulos y conmigo mismo jugando a este alto nivel. Intento aprender de cada experiencia, especialmente de las que no son victoriosas para mí. Voy a seguir adelante”, concluyó. (Reuters/ La Nación)