Opinión

La palabra…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

 

Al menos para mí, fui instruido en mi hogar desde pequeño, que la palabra o sea una promesa, era un contrato irrenunciable e imprescriptible que había que cumplirlo a como dé lugar, aún en contra de nuestros propios intereses…

Con el tiempo también aprendí a decir NO, escoger mis amistades, hacer de la ética y valores un escudo y una coraza, capaz de blindarme ante tantas amenazas, tentaciones, deseos, que muchas veces son la causa de que tanto hombres y mujeres, pierdan el norte y el camino de sus vidas…

Cuando mi padre me invitó para ingresar al mundo de la política, tenía 24 años, estudiaba en US y trabajaba en aquella época, intentaba por mí mismo hacer mi camino, quizás por esa razón mi padre me invitó para que acá en mi país, me radique, acá eche mis raíces y no me distraiga por otros mundos y sus costumbres…

El haberme ido también a US, fue producto y lo debo reconocer de una enorme tristeza y decepción, son esas lecciones y experiencias las que forman nuestro espíritu, fortalecen la concepción de la realidad de la vida, aunque el aprendizaje resulte Bastante doloroso y amargo…

En la política encontré un mundo que, por supuesto para nada tiene que ver con los textos académicos, es más ser parte de esa actividad, demanda cinismo, engaño, ambición, codicia, maldad y malicia, etcétera.

Muchas veces me pregunté qué hago aquí, en aquella época ser concejal era un cargo honorífico, gratuito, apenas se pagaban dietas por algunas sesiones en empresas en cuyo Directorio, se contemplaba esos rubros. ¿Cómo entonces personas de escasos recursos podían vivir sin sueldos era mi pregunta?

La corrupción por supuesto era la respuesta, y así funciona el mundo de los supuestos servidores…

Le reclamé a mi padre porqué me había traído para meterme en ese mundo de mañosos y gente mentirosa, viejos degenerados algunos, otros con pinta de santos pero con uñas largas… tranquilo me dijo ese es el mundo en que debemos vivir y compartir, es la realidad tienes que aprender a diferenciar a quien quiere utilizarte, pero también debes aprender a servir, trabajar para quienes necesiten de una ayuda, luchar por los intereses de todos, cumplir con lo que ofreces… Perteneces a un grupo político, actúa con honor?

¿Pero cómo hacerlo, si sus líderes tienen intereses mezquinos, están haciendo pactos para repartirse esto y lo otro?

Cuando veas que nada bueno puedas lograr y hacer por los demás y por ti mismo, escoge lo que más te conviene…

Esa lección me llevó a algunas tiendas políticas, hasta que aprendí estar independiente y con el tiempo, creí que estar en el ámbito militar, con personas vinculadas a la ética, disciplina, el ejercicio, me sentiría mucho mejor. En efecto así fue, hasta que vinieron las farras y chupas de los fines de semana, en la medida que me metía en el mundo de los oficiales adultos, descubría, abusos, persecuciones, injusticias por así decirlo, llegando a la conclusión que en todo colectivo y organización, siempre existirá el espíritu o mejor aún la ambición de dominar, de ser el macho alfa de la manada, y en ese camino, los débiles y mojigatos en un mundo super competitivo, se quedan en la vereda del camino, y son los más sumisos bajo el título de compañeros y amigos, la base de incondicionales que sostienen al líder en sus ínfulas de caudillos, jefes, hasta Presidentes.

Ser lo que hoy soy, confesándome un ser imperfecto, muchas veces vanidoso, en algunas ocasiones soberbio, pero la mayoría de veces sincero, fraterno y hasta generoso, cuando doy mi palabra la cumplo, así me cueste la vida, por aquello es que ahora desde el rol cómodo de observador, soy duro con los farsantes y traidores, severo con los corruptos disfrazados de empresarios y educadores, a estos últimos les tengo asco, porque supuestamente les enseñan a jóvenes en formación principios, lecciones de vida, ética pública, valores…, se dan cuenta de este enorme peligro, pero nadie hace nada en esta materia, como depurar en el ámbito de la educación a los corruptos, degenerados y a los farsantes?

Bueno hoy es viernes preparémonos, la vida es bella, gocemos en familia y agradezcamos a Dios, aquellos que no estamos en exilio forzoso, los que tenemos la conciencia tranquila, y los que podemos caminar sin guardaespaldas y con la frente en alto, demos gracias a Dios.

Semper Fi.