Opinión

La palabra enseñar es fundamental en el fútbol infantil

Lcda. Diana Ochoa G./ Guayaquil

dkarina.19@hotmail.com

Desde hace cinco años acompaño a mi hijo -actualmente 9 años- a los entrenamientos y a los partidos de su academia de fútbol, así como lo hacen otros padres, madres, tíos o abuelos donde compartimos la emoción por un deporte que forma al niño, no sólo desde lo futbolístico sino desde los valores, la amistad, los amigos y el día a día.

Pero desgraciadamente, el fútbol infantil en la actualidad es cada vez más conocido por peleas, enojos, exigencias y agresiones a árbitros qué por sus valores como deporte y herramienta para socializar a los cientos de niños y jóvenes que lo practican.

Y es aquí donde se tiene que poner en práctica la palabra enseñar, palabra que es fundamental porque el recorrido es largo, pero cuando ya ponemos la palabra ganar delante de enseñar, el camino no es el correcto.

Ahora, cuando pensamos que nuestros hijos a los 8, 9 o 10 años, que es la edad donde se tiene que divertir y disfrutar, le creamos una presión porque nuestros hijos tienen que jugar bien, ganar o ser el mejor, ya no es creo yo, el mejor ambiente.

Y es que sin darnos cuenta o quizás sí, nosotros, los padres, somos la principal causa de esta gran presión que poseen nuestros hijos para ir a disputar un “partido”, que no es más que un encuentro de formación psicomotriz, técnica, táctica y de sus capacidades condicionales y coordinativas, para su futuro no solo profesional sino en su vida cotidiana.

Todo esto lo vemos reflejado en cada partido. Y es que en cada error que comenten los pequeños reciben un grito, cada jugada de gol conlleva un grito, cada derrota… un grito, y en algunas ocasiones algo más. Y todo esto lo hacemos los padres, sin darnos cuenta que ellos solo quieren jugar y divertirse.

Los padres no podemos ser instigadores de esta competitividad, de esta presión. No podemos seguir alimentando este clima violento. Nosotros estamos para apoyarlos y disfrutar cada partido de nuestros pequeños cada fin de semana.