Actualidad

La ordenanza de parquímetros es aprobada

La norma, que pasó el primer debate en el Concejo Cantonal, solo será aplicada en Puerto Santa Ana y en Urdesa.

GUAYAQUIL. En Guayaquil ya se aprobó, en primer debate del Concejo Cantonal (14 ediles y una abstención), la ordenanza que regula el uso y control de espacios de parqueo público con parquímetro, el cual se desarrollará solo en dos sectores del cantón: Puerto Santa Ana (en el centro) y Urdesa (en el norte).

“Aún no está concesionado el servicio en Urdesa. Hay que terminar los estudios técnicos en la calle Víctor Emilio Estrada y también falta la aprobación de los vecinos”, indicó el alcalde Jaime Nebot Saadi al destacar que el sistema ya funciona en la parte céntrica de la urbe.

Ante ello, los usuarios deben cancelar $ 1 que será depositado en un dispositivo electrónico por cada hora en la que permanecen sus vehículos en ese sector. El sensor indicará -con una luz- cuando la fracción está por concluir.

Por otro lado, el Concejo Cantonal también aprobó ayer la ordenanza que establece el ajuste por inflación de las tarifas de servicios del aeropuerto José Joaquín de Olmedo. El monto que se incrementa asciende a 0,7%. Los viajeros cancelarán ahora $ 0,22 más.

Al respecto, los ediles del bloque PAIS pidieron postergar dos puntos del orden del día. Uno fue la ordenanza que reglamenta el almacenamiento final, recolección, transporte diferenciado, tratamiento y disposición de los desechos sólidos sanitarios, infecciosos, generados en establecimientos de servicios de salud; y el otro, la reforma a la ordenanza para el cobro de la tasa por el otorgamiento de la licencia única anual de funcionamiento de los establecimientos turísticos.

El concejal Gustavo Navarro pidió una prórroga para que sean analizados, en primer debate, la próxima semana.

“Estamos igualando la tasa a la disposición del Ministerio de Turismo. Eso es todo. No podemos avanzar en turismo de otra manera”, detalló el Alcalde. En cuanto al tema de los desechos, argumentó que se trata de la implementación de una tasa para concesionar el servicio a una empresa especializada para que recoja los desechos peligrosos de clínicas. “Sin tasa no tenemos concesión. Tenemos hasta el 31 de diciembre para aprobarla”. (VCV/La Nación)