Internacional

La oposición venezolana comunicó que se baja definitivamente del diálogo con el régimen de Nicolás Maduro

“Es un capítulo que no se volverá a abrir”, reza el texto publicado por el arco contrario al chavismo, que acusó al gobierno chavista de “no tener palabra”. Además, informó cuáles serán los próximos pasos por seguir para lograr salir de la profunda crisis que afecta al país

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) publicó este jueves un comunicado en el que informó que va a plantear un documento propio a los facilitadores del diálogo y a la comunidad internacional.

El texto -que contiene cinco puntos- señala que “el experimento de diálogo que se desarrolló en Venezuela del 30 de octubre al 6 de diciembre de 2016 es un capítulo cerrado que no se volverá a abrir”.

“El incumplimiento de los acuerdos por parte del gobierno y sobre todo la respuesta soberbia y grosera del régimen a las demandas formuladas en la Carta del Vaticano suscrita por monseñor Pietro Cardenal Parolin revelaron ante el mundo lo que ya el pueblo venezolano sabe de sobra: que el régimen no tiene palabra, y que sin garantías no tiene sentido llegar a ‘acuerdos’ con quien no tiene la menor intención de cumplirlos”, destaca la MUD.

 El régimen no tiene palabra

Más adelante, la coalición opositora igualmente resalta que “el diálogo como racionalidad y como instrumento” tiene que estar siempre en el “conjunto de herramientas con los que los demócratas” deben trabajar, sobre todo en “situaciones críticas”.

El arco opositor al chavismo informó también que estudia “crítica y detenidamente” el proyecto de documento consignado por los facilitadores para elaborar otro texto propio que resalte las demandas del pueblo venezolano.

“En ese sentido estamos trabajando intensamente y haciendo las consultas a los diversos actores sociales, pues lo que hoy ocurre en Venezuela no es un simple forcejeo entre organizaciones políticas, sino que es una lucha existencial de una nación entera contra un proyecto ideológico y un régimen corrupto que ha destruido la economía que hasta hace poco fue la que tenía más recursos en América Latina, y ha destrozado la democracia que hasta el pasado reciente fue asilo y refugio para los perseguidos de toda la región”, señaló la Mesa de la Unidad.

Por último, sostiene que ese documento alternativo no significa un “borrón y cuenta nueva” y llama al pueblo a manifestarse pacíficamente. “Tal movilización debe ser siempre combativa y pacífica, contundente y democrática, combinando las grandes movilizaciones con las actividades de contacto directo cara a cara y casa por casa”. (INFOBAE)