Internacional

La ola de frío se ceba con los inmigrantes atrapados en Grecia

Miles de refugiados sobreviven en Lesbos en tiendas de plástico sin calefacción

ESPAÑA. Tras una noche de nevadas en la gran mayoría del país, Grecia amaneció ayer bajo un manto de nieve, especialmente Tracia, Macedonia, Épiro (centro), el Peloponeso, Creta y varias islas del Egeo. La situación es especialmente dramática para los refugiados en las islas de Lesbos y Quíos. En Lesbos, miles de inmigrantes soportan el inédito temporal de frío que sufre Grecia –la región de Atenas estaba paralizada por la peor nevada en nueve años– bajo tiendas de campaña de plástico hundidas en la nieve, superpobladas y sin calefacción.

La temperatura en el centro de Atenas alcanzó dos grados bajo cero y menos cuatro en la ciudad de Tesalónica. La mayoría de los colegios seguían cerrados, aunque la circulación en el centro de las ciudades era fluida y funcionaban sin problemas los transportes públicos. La situación era ayer más difícil en los pueblos montañosos y en las islas como Simi y Alonisos, donde la ayuda llegaba con dificultades al existir problemas en el transporte marítimo: en muchos pueblos se ha cortado la luz y varias islas llevan días sin recibir alimentos y medicinas a pesar de los esfuerzos de las autoridades. En algunas ciudades las temperaturas alcanzaron los 12 grados bajo cero (Florina y Ptomelaida).

La situación está siendo especialmente difícil en varias de las islas del Egeo, donde hacía muchos años que no había nevado tanto. A pesar de las recientes afirmaciones del ministro de Política Migratoria, Yanis Muzalas, que destacó que no había ningún refugiado o inmigrante al aire libre sin tienda en condiciones y calefacción salvo unos pocos cerca de Tesalónica y en Atenas, en el centro de acogida (“hotspot”) de Moria, en la isla de Lesbos más de cinco mil personas malviven bajo tiendas de campaña de plástico sin calefacción rodeados de nieve y protegidos por bolsas de plástico de a nieve y lluvia. La situación es también difícil en la isla de Quíos.

El ministro Muzala voló ayer por la mañana a Mitilini, la capital de Lesbos, pero el avión tuvo que regresar sin aterrizar debido al mal tiempo.

Los medios griegos condenan esta situación y el hecho de que ningún periodista es autorizado a visitar los “hotspots” ni los centros de acogida en el país entero, aunque los propios inmigrantes filman con sus teléfonos móviles sus entornos y los difunden directamente por Facebook.

Responsabilidad de Atenas

La Comisión Europea ha declarado a través de su portavoz, Natasha Bertaud, que la situación actual no garantiza las condiciones adecuadas de recepción y recordó que la gestión de los centros de refugiados en Grecia es, “ante todo, responsabilidad de las autoridades griegas”. La Comisión ha vuelto a insistir en que está dispuesta a ayudar a dichas autoridades con ayuda financiera y técnica.

Muchas de las grandes ONG continúan criticando la gestión de esta crisis de inmigrantes en Grecia y consideran que, dado que se trata de una cantidad menor de 70.000 personas, el Estado debería asegurar mejores condiciones para todos ellos. Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció ayer que miles de inmigrantes indocumentados y refugiados se hallaban atrapados en la ola de frío y nieve que azota Europa y sufren en campamentos mal adaptados al invierno en Grecia y los Balcanes. MSF precisó que la situación es particularmente inquietante en las islas griegas.  (ABC/LA NACIÓN)