Realidades

La obsesión de las mujeres por ‘Cincuenta sombras de Grey’

La Encuesta Nacional de Lectura y Escritura arrojó que esta novela es la segunda más mencionada en el estudio.

MÉXICO. Ayer se dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Lectura y Escritura 2015 desarrollada por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (Conaculta), en la que llamó la atención un dato: el segundo libro más mencionado por los encuestados —sólo por debajo de “La Biblia”—fue “Cincuenta sombras de Grey”, una novela de corte erótico.

El primer libro de esta trilogía fue publicado en 2011 y hasta la fecha la serie ha vendido más de 100 millones de copias en todo el mundo; principalmente, entre el público femenino; además, los derechos del libro han sido vendidos en 37 países, estableciendo el récord como la edición de bolsillo de ventas más rápida de todos los tiempos, superando a la serie de “Harry Potter”.

Pero, ¿cuál es la obsesión por este libro? Según la experta en relaciones de pareja, Rebeca Estrada, la fijación que tienen las mujeres por esta saga responde, principalmente, a las características con las que está construido el personaje de ‘Grey’.

Es decir, la autora británica E. L. James presenta a un hombre que mezcla la sensibilidad con la masculinidad, “una combinación imposible en la vida real”. También, señala que la historia está basada en el primer amor de una mujer, “ese que hace que sientas mariposas en el estómago; así que para aquellas chicas que están atrapadas en la rutina, ‘Cincuenta sombras de Grey’ es una manera de revivir esa etapa”.

Por su parte, Julieta Vargas, terapeuta sexual, señala que “para muchas mujeres, los juegos previos son la parte más emocionante del sexo, y esta novela tiene mucho de eso. Además, se ha comprobado que algunas mujeres después de leer el libro se sienten sexys, los que es gratificante para quienes se sienten sexualmente frustradas en su vida privada”. Aunado a lo anterior, Julieta califica a esta publicación como una especie de escape sexual: “Hay reacciones químicas que se despiertan con la imaginación”.

Para Estela Vargas, socióloga de la Universidad Nacional Autónoma de México, el impacto de este libro en las féminas va más allá de una cuestión de enamoramiento, según la especialista hoy en día las mujeres juegan muchos roles en la sociedad, y una parte de ellas desea que alguien más tome el control de sus vidas, y eso es precisamente lo que ocurre con la protagonista de la saga, ‘Anastasia Steele’, quien juega un papel de sumisión y al mismo tiempo de controladora, y es precisamente esta idea de la lucha por el control la que se hace omnipresente en toda la novela.

Consultamos las ventas registradas en las librerías más importantes del país, y registramos que si bien la novela de E. L. James —lanzada en el 2011— no ocupa el primer lugar ni tiene presencia en todas las librerías, sí se encuentra entre los 10 libros más solicitados en algunas de ellas, en lo que se refiere a su formato impreso, en el mismo periodo en el que se realizó el estudio. De tal forma, encontramos que “Cincuenta sombras de Grey” ocupó el segundo lugar de ventas en marzo y el tercero en abril, en Gandhi; mientras que en El Sótano tuvo la quinta posición en marzo.

La revista científica “Journal of Women’s Health” realizó un estudio encabezado por seis investigadoras sobre la posible influencia de “Cincuenta sombras de Grey” en las mujeres jóvenes. La investigación se realizó con la ayuda de 655 mujeres entre 18 y 24 años, 219 de las cuales habían leído al menos un libro de la trilogía y 436 ninguna de las novelas.

El estudio arrojó que leer estas novelas puede desencadenar dos efectos (en lo que se refiere a las cuestiones de género). Es decir, en una mente educada crea rebeldía, conciencia y movimiento; mientras que las secuelas en un público no tan instruido, el abuso de pareja que se presenta en la obra logra convencer a las lectoras, quienes terminan viendo esta situación como algo “normal”; incluso, llegan a calificar como conductas sensuales, situaciones que en realidad responden más al acoso y la intimidación. (Internet/La Nación)