Realidades

La nueva tendencia de los locales comerciales que consiste en otorgar promociones a los vacunados

A la par del gran crecimiento que se dio en la curva de vacunados en Ecuador, los locales comerciales también están impulsando la reactivación del país mediante promociones y descuentos. Restaurantes, gimnasios, cines, discotecas, etc.; apuntan al porcentaje de la población inoculada con diversos fines, desde comerciales como lo sería atraer más clientes, a sociales, como estaría considerado incentivar al ecuatoriano a vacunarse para combatir el virus.

Promociones de 2×1 para ingresar en cines y teatros, ofertas de almacenes que consisten en regalar kits alimenticios y descuentos de productos por parte de macroempresas como la Cervecería Nacional al presentar el carné de vacunación son las nuevas estrategias de marketing más comunes que han surgido en el país.

El plan de vacunación de Guillermo Lasso, nombrado como «9/100», ha rotó una gran cantidad de récords en los días previos. El portal estadístico «Our World In Data», ya lo ha situado dentro de los países con la cantidad más alta de vacunados por cada cien habitantes. La eficacia del proceso de vacunación ha generado que el sector empresarial y comercial apuesten por la inmunización como la alternativa que traerá estabilidad en medio de una crisis económica sin precedentes. Esta apuesta se ha traducido en servicios y productos que incentiven a clientes a vacunarse.

Más allá del incentivo a la vacunación, la tendencia también corresponde a una previsión del gran porcentaje de la población que estará totalmente inoculada para mediados de agosto, el cuál optará por acudir a locales que les ofrezcan beneficios por su estatus como vacunados, dando indicios de esta manera de que probablemente surgirá una competividad en este ámbito dentro de unas semanas.

Cinemark, Almacenes Tía y la Cervecería Nacional, por nombrar algunas, ya son empresas establecidas que han optado por esta estrategia. Para el futuro solo se espera que más se terminen sumando a lo que podría denominarse como el inicio de la tan ansiada reactivación comercial.

Redacción La Nación