Economía

La nueva gasolina se comercializará, en inicio, en el sur del país y en la Costa

El reciente anuncio de Ítalo Cedeño, gerente de Petroecuador, sobre el lanzamiento de nuevas gasolinas, a mediados de 2022, ha despertado dudas entre los productores de biocombus­tibles y los distribuidores.

Paralelamente, la creación de dos productos de 89 y 95 octanos, con precios liberados, les trae esperanzas siempre y cuando las propuestas del Gobierno lleguen con nuevos planes de inversión.

Cedeño explicó a EL COMERCIO que la prueba piloto será con una gasolina de 89 octanos, que será distribuida en 10 provincias (en la Costa y la parte del sur de la Sierra y la Amazonía), en donde se distribuye la ecopaís. Esto se debe a que no se cuenta con la infraestructura necesaria para hacer mezclas que puedan llegar a todo el territorio nacional.

Norma vigente
Según la norma vigente, la ecopaís debería tener una composición de naftas de alto y bajo octanaje, a un 95% más un 5% de etanol. Pese a esto, hay variaciones como las que se despachan en la terminal de Manta, en donde se conoció que su gasolina tendría apenas 1,5% de etanol, a marzo pasado.

Gustavo Heinert, director de la Asociación de Biocombustibles del Ecuador (Apale), señala que el sector ha entregado 96 millones de litros de etanol para la generación de la ecopaís, en 2022.

Sus estadísticas muestran que en el país hay 120 000 hectáreas para la caña de azúcar. De estas, 20% se destina a producir etanol. Si se aumenta el porcentaje de este alcohol en las gasolinas se requerirían 150 000 hectáreas adicionales.

Pero más que la demanda de etanol, Heinert hace énfasis en el modelo de producción que busca implementar el Gobierno.

Más áreas de caña de azúcar
Por ahora, el biocombustible llega de cañaverales, pero se puede obtener de otras materias primas: maíz, la remolacha, el trigo o cualquier producto que se fermente.

A su criterio, el futuro de las nuevas gasolinas también dependerá de la fuente del alcohol y de las inversiones que se inyecten.

Según Apale, seis ingenios de azúcar están ligados a la producción de biocombustibles; tres han invertido en plantas de producción de etanol. Para Heinert, una vez que cuenten con el marco jurídico, estas pudieran duplicar su producción en un año por las inversiones en maquinaria.

La creación de dos nuevas gasolinas no solo es un desafío para el sector de los biocombustibles. Oswaldo Erazo, secretario de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados de Petróleo del Ecuador (Camddepe), cree que se abre otro escenario de trabajo en las estaciones de servicio.

Con pocas excepciones, las gasolineras del país cuentan con infraestructura para manejar dos tipos de combustibles. Si una tercera entra, Erazo espera que se agiliten los procesos para reemplazar uno o dos de los productos (extra, ecopaís o súper, según la provincia) con precios que permitan tener un mejor margen de ganancia.

El directivo reconoce que despachar súper, que no llega ni siquiera al 4% de ventas, no es rentable en muchas estaciones; incluso piensan pedir autorización para dejar de vender. Esta será una de las dudas que expondrán en un plantón previsto para hoy en Carondelet.

Cedeño dijo que han considerado este escenario, pero no dio más detalles sobre cómo será el mecanismo de reemplazo.

Los nuevos combustibles
Erazo recuerda que este cambio se efectuó en 2010, cuando apareció la ecopaís en lugar de la extra. Ahora, la gasolina de 89 octanos, que estaría entre la extra, ecopaís y súper, pudiera tener un precio de lanzamiento de USD 3.

Su precio no estaría congelado y variaría en relación con los valores de las naftas en el mercado internacional. Pero para los expertos quedan dos dudas irresueltas tras el anuncio: ¿es una medida de ahorro presupuestario o de acción ambiental?

Por ahora, la ecopaís recibe subsidio. Su precio real de venta debería ser de USD 3,72 por galón, pero el usuario cancela 2,75 dólares desde octubre 2021, cuando el Régimen congeló la cifra. Esto implica que el Estado asume 1,17 por galón.

El galón de extra vale USD 3,54, pero el subsidio es de 0,99, para venderlo en 2,55. En este escenario, la gasolina de 89 octanos por USD 3 aún es difícil de asimilar para los distribuidores, porque el Gobierno paga USD 0,79 por litro de etanol.

En materia ambiental, Marcos Gutiérrez, docente de la Universidad Internacional, explica que esta medida es efectiva para reducir emisiones de carbono. En 12 años de circulación de la ecopaís se ha demostrado que no afecta a la eficiencia de los motores.

 

 

 El Comercio