Opinión

LA NOTICIA DE AYER

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

 

Sin duda fue la renuncia sin piola del conflictivo fantasioso ex Consejero Presidencial con rango de Ministro de Estado, que quiso abarcar mucho y no apretó nada.

Su labor se circunscribe a causarle problemas al gobierno de su compañero de canto. No pudo controlar su notable ambición de figuración sosteniendo intereses de sus íntimos, además de los más cercanos amigos y familiares.

Todos sus proyectos presentados fueron faraónicos y con inversiones multimillonarias, solamente se pueden catalogar como fracasados intentos majestuosos dignos de un país en bonanza, que a duras penas logra completar el pago de la planilla mensual de sueldos a los empleados públicos con quiromancia financiera y, más endeudamiento público, en el que un poco representativo Ministro de Finanzas se limita a ejecutar las órdenes de los banqueros de turno y de sus asesores ad honorem que están llevando las finanzas públicas a una crisis similar a la Argentina demostrando que el cargo le quedó inmenso, acercándose el momento de la separación de sus funciones.

Prohibido olvidar que el personaje renunciante también fue relacionado con el prófugo Rafael Correa a través de su encuestadora C.M.S., también hizo buenos y rentables negocios con la aseguradora estatal Sucre.

Recuerdo que en el informe Presidencial del 24 de mayo tuvo un mal momento con la Señora María Paula Romo actual Ministra de Gobierno, dando a entender a todas luces que uno de los dos estaba demás en el Gabinete.