Opinión

La «NARCO POSTA»…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

En Ecuador es por demás harto conocido, que nadie trabajando en medios de comunicación y para los medios como periodista o comunicador social, puede transformarse en millonario, hacer gala de poder económico, oficinas, viajes, autos, guardaespaldas, limpio a limpio…

Algunos como Carlos Vera, Jorge Ortiz, Diego Oquendo, y otros contados con los dedos de las manos, por los medios lograron gracias a sus prestigios, obtener buena publicidad del sector público como del privado, los más astutos montaron su propia productora y vendieron sus trabajos y compraron espacios en los medios, los que los convirtió en empresarios, otros obtuvieron frecuencias de radio, televisión, escritores, y por supuesto por las campañas electorales, algunos se volvieron en asesores de imagen, publicistas, expertos en marketing político, vendedores, todólogos y politólogos de lo que el pueblo quería y debería escuchar, una especie de sastres de los populistas de turno…

Hasta aquí nadie se había atrevido bajo la figura del «periodismo de investigación» mantener vínculos con las mafias delincuenciales del bajo mundo del crimen organizado, con las mafias políticas por supuesto que sí, porque sin esos nexos no podrían vivir honestamente de su trabajo periodístico, por muy vedette que quisieran venderse…

La posta y sus dos principales protagonistas: Boscán y Vivanco, se han vendido como los publicistas de los narcoterroristas, hermanos de criminales, prostitutas de la desinformación y audaces de la noticia falsa, descontextualizada, alarmista, sensacionalista, cumpliendo el propósito de sus clientes y hermanos los capos y patrones de la Mafia…

Los chats revelados entre el fallecido criminal y narcoterrorista «Leandro Norero Tigua» y «Anderson Boscán” por parte de la Fiscalía, no sólo debería ser motivo de escándalo, es la prueba plena del cometimiento y concurrencia de presuntos y graves delitos, como: asociación ilícita, enriquecimiento ilícito, complicidad en muchos delitos de asesinato, lesiones, lavado de activos, etcétera…

No es suficiente salir en un vídeo y pedir disculpas, decir que ahora le dan asco volver a revisar los chats…, todo periodista así como todo ciudadano de bien, sabe (y la ignorancia de la ley no excusa a persona alguna) que hay leyes, hay principios y valores que son las líneas rojas que la ética y los códigos deontológicos, nos impiden cruzarlos so pena de convertirnos en infractores, y cuando se vive y convive en la infracción y con sus iguales, el título que se adquiere es de criminal y socio, sujeto peligroso para la sociedad…

Este par de sinvergüenzas, que han hecho del periodismo y de la investigación una arma de chantaje y extorsión, además el uno con un lenguaje, vulgar procaz, pervertido, haciendo gala de una imagen y de una conducta reprochable, para todo aquel que utilizando un medio, su presencia podría ser un mal ejemplo para niños y jóvenes en formación, lo que las autoridades deberían prohibir, porqué aquello no es libertad de expresión, es hacer del insulto y de la vulgaridad, una arma sensacionalista para impactar e intentar vender sus mensajes como una irrefutable VERDAD…

De mi parte, siempre los tendré a estos dos majaderos, como los príncipes de los narcos medios, y el hecho de que todavía tengan la visa de US. no los convierte en inocentes, la justicia tarda, pero llega…

 

Semper Fi.