Opinión

La mesa servida

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Frase que un Presidente ecuatoriano le dijo a su sucesor cuando le entregó el Gobierno, en ese tiempo, el reciente Presidente electo no estuvo conforme con la expresión, pero el tiempo borró el comentario.

Este mismo hecho contrasta con la actitud de la expresidenta argentina Cristina Fernández que le entregó el poder a su sucesor Mauricio Macri con una mesa completamente desbaratada y arruinada, con la audacia de decir: que entregó un país próspero, con una tasa de desempleo de 5,4% -muy parecida a la declarada en nuestro país-. Cuando todos conocemos que no es tan cierto el porcentaje declarado. Basta recorrer las calles o convocar a un empleo por la prensa y darse cuenta del nivel de desocupación.

Tiene la audacia la señora expresidenta, que en la agonía de su Gobierno, el Congreso le aprobó un centenar de leyes que complican la casi quebrada economía argentina –pero todo a favor de la inclusión y los pobres- como si esto fuera poco, se designó una guardia personal permanente para su custodia de 125 uniformados, para que la cuiden las 24 horas del día.

Felicitamos la iniciativa del nuevo Presidente Macri de investigar el enriquecimiento inusitado de altos personajes del Gobierno anterior y sus familiares.

Por otro lado, el derrotado Presidente Venezolano resultó ser un mal ganador y un pésimo perdedor, declarando que él no aceptará las resoluciones que por mayoría absoluta emita el próximo Parlamento y cada vez que se presenta en público enseña orgullosamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que de nada le servirá porque no la va a respetar. Parece que estuviera buscando que el nuevo Parlamento lo lleve a la revocatoria de poder, buscando declararse perseguido y mártir de la democracia.

Otro líder simpatizante del socialismo del siglo XXI es el expresidente Lula Da Silva declaró en Europa que el llamado de la Cámara para la destitución de la Presidenta en funciones es un golpe de Estado como que si por pertenecer a la izquierda revolucionaria les da el derecho de saquear instituciones y quedar en la impunidad como lo quieren hacer en Brasil ¿No será acaso que el expresidente también está comprometido en las travesuras brasileñas?

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.