Economía

La Macrorrueda cumplió con las expectativas

En el primer día de la Macrorrueda Ecuador 2015 se generaron $ 180 millones en negocios a corto, mediano y largo plazo.

GUAYAQUIL. “No solo promocionamos un país sino la gran calidad de sus productos. En los próximos días se realizarán visitas de campo a empresas para reuniones con sus contrapartes”, resaltó la coordinadora de promoción de exportaciones de PRO ECUADOR, Nelly Vinueza.

Y es que la cita, que concluyó ayer, tuvo como objetivo que los exportadores y productores de diferentes sectores de la oferta exportable ecuatoriana den a conocer a los directores de las Oficinas Comerciales toda la información de sus productos para que sean promovidos en los diferentes mercados en el ámbito mundial.

Aquí, las mayores empresas que buscaron productos ecuatorianos provenían de EE.UU. (21), China (12), Francia (7), México (7), Perú (7) y Colombia (7). Por primera ocasión participaron empresas de Rep. Dominicana como Bravo Sa (plásticos), y de Cuba, como Alimport y el Grupo Empresarial Palco, cuya actividad está vinculada con la agroindustria.

Una de esas empresas es Inima, de España, el cual se reunió con 12 proveedores ecuatorianos especializadas en las actividades de medio ambiente. La empresa, una de las más grandes de dicho país, busco cerrar contratos.

Alfonso Altamirano, representante de la empresa española, explicó que “en dos días de la Macrorrueda hemos logrado cerrar importantes negocios”, dijo.

Y es que los empresarios internacionales buscaban, asimismo, artesanías ecuatorianas como sombreros, joyería y textiles. La empresa Cascada, procedente de Londres (Reino Unido), buscó invertir a corto plazo al menos $ 40.000.

Otra de la empresa que tuvo sus frutos fue Pancos, una marca de alpargatas que en tres años se ha posicionado en el país y ha empezado a venderse fuera de él. “No sabíamos nada de exportar, Pro Ecuador es nuestra guía, dijo Charic Amaguaña, de Otavalo.

Poseen dos opciones de alpargatas. Unas hechas de suela de cabuya, confeccionadas a mano con materiales ecuatorianos. En tanto, las que llevan yute en la suela pasan por un proceso más industrial y en ellas se usan materiales importados desde Bolivia.

David Bernal, empresario ecuatoriano que comercializa sombreros de paja toquilla, destacó la importancia de las citas de negocios que se organizaron para este evento, la primera que él mantuvo fue con un potencial comprador de Japón, con quien está muy interesado en cerrar compromisos comerciales.

Por su parte, el alemán Alex Gareiss, quien mantuvo varias reuniones para conocer el chocolate ecuatoriano, se encuentra muy satisfecho de poder conocer, en este encuentro, a productores de polvo de cacao ecuatoriano, insumo necesario para la producción artesanal de su fábrica (DO/La Nación)