Realidades

La lucha de las mujeres en el deporte

El deporte en Ecuador ha tomado un camino en el que sentó sus bases en el área masculina, descuidando y dando una menor importancia al femenino. Algo que se demuestra en el apoyo que realizan las personas a los equipos femeninos cuando compiten sin importar el ámbito que sea.

En el fútbol a las mujeres no solo les falta el apoyo anímico por parte de dirigentes y aficionados, también les falta el apoyo económico necesario como Hillaris Villasana, jugadora de Liga de Quito, afirma que «la mayoría de jugadoras no tiene un contrato profesional, los clubes deberían hacerlo para que el nivel mejore».

Según el presupuesto otorgado por la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) a la Superliga femenina le van a destinar $205, 135, a diferencia de lo que se le va a otorgar para la Copa Ecuador masculina que va a ser $3’374.940. Lo que crea una diferencia de $ 3’169,805 entre ambas competencias.

La diferencia que existe en el trato que se le da a ambos géneros en el mismo deporte no es solo en la economía, también sucede en acciones que no pasan en el masculino. Que termina ensuciando el nombre del deporte y reafirman el poco compromiso y educación que se tiene para que se pueda hacer avanzar.

El primer caso fue en que 4 jugadoras de la selección ecuatoriana de fútbol que denunciaban a 3 miembros del cuerpo técnico; otro es la acción de protección contra CS Emelec por explotación laboral a Génesis Cabeza, a la fue obligada a trabajar gratis y luego despedida por una lesión. 

Estos no son los únicos casos que se pueden reportar sobre abusos no solo sexual, también laboral o de algún otro tipo con los que conviven las mujeres en un ámbito deportivo que se lo asocia con los hombres.

El deporte femenino se encuentra en auge y necesita el apoyo de todos para que pueda avanzar. Las peleas y faltas de respeto no llegan a ninguna parte, lo que solo deja la pasión de las deportistas que quieren transmitirles para que sientan lo mismo los aficionados.

Ramiro Ulloa / Guayaquil