Economía

La logística sigue afectando al movimiento de la uva sudamericana

La oferta de uva de Sudamérica sigue llegando a la costa durante lo que suele ser una época de transición entre la oferta de uva sudamericana y mexicana en Estados Unidos.

Por lo general, la oferta de uva mexicana no llega al mercado hasta la primera semana completa de mayo. «Hay algo de producción temprana de uva verde sin semilla de Jalisco. Pero realmente no hay nada que afecte al mercado en este momento», dice Ira Greenstein, de Direct Source Marketing, en Mount Kisco, NY.

Se anticipa que México tendrá una cosecha abundante de uvas este año, de aproximadamente 25 millones de cajas, lo que nunca se ha visto en México. «Pero se retrasarán y no veremos volúmenes promocionables de rojas sin semillas hasta el 15-20 de mayo», señala Greenstein.

Mientras que Perú ha terminado su producción de uva, el comienzo tardío de México debería proporcionar una ventana más amplia para la fruta chilena. «Los productores chilenos enviarán Crimson a los Estados Unidos hasta finales de abril», explica Greenstein. «Debido a que no tienen todo el espacio de envío disponible, han estado guardando Crimson en almacenes frigoríficos en Chile, por lo que están empezando a enviar esa fruta ahora. Veremos algunas llegadas bastante constantes hasta el mes de mayo de este año».

Sacar la fruta de los barcos
Sin embargo, los problemas logísticos siguen planteando desafíos, lo que dificulta a los importadores la gestión de la entrada de la fruta en el sistema. «Tenemos barcos que llevan una semana en la bahía de Delaware, ya que los puertos de la costa este llevan retraso respecto a los puertos de California durante mucho tiempo», continúa Greenstein. «Y se está tardando mucho tiempo en trasladar la fruta a los almacenes para fumigarla y ponerla en manos de los importadores. Hay mucha fruta en el agua. Solo que no podemos conseguirla a tiempo». A su vez, esto deja la falsa impresión de que la oferta de uva es cada vez más escasa.

No es de extrañar que los retrasos también afecten a la calidad. «En general, este no ha sido un gran año para la calidad chilena», añade Greenstein. Con menos espacio en los barcos a disposición de los productores, muchos de ellos almacenaron el producto en cámaras frigoríficas hasta que hubo espacio disponible. «Por cada productor que necesitaba enviar 1.000 palés, solo tenían espacio en los barcos para 500 palés», comenta. «Así que el inventario viejo salía en un espacio limitado y todo el ciclo se retrasaba».

Al mismo tiempo, la demanda de uvas ha sido fuerte a medida que las temperaturas han subido y ante la Semana Santa y la Pascua. Sin embargo, aunque esa fuerte demanda dificulta la disponibilidad de oferta, hace que la fruta siga circulando por el sistema.

Mejora de los precios
Las uvas rojas sin pepitas, que han tenido precios bajos durante los dos últimos meses, han subido y los precios de las uvas verdes también han aumentado ahora que el marketing order del 10 de abril está en vigor. «Y, normalmente, los precios de las uvas verdes sin semillas suben en abril», dice, señalando que este mes habrá más envíos de uvas Thompson de almacenamiento procedentes de Chile. «Ya estamos viendo precios de 28 a 34 dólares, dependiendo de la calidad, y esperamos conseguir fruta de mejor calidad para justificar los precios», indica Greenstein.

Sin embargo, de cara al futuro, Greenstein señala que hay dos cuestiones que siguen preocupando al sector de la uva de mesa, empezando por la logística. «Nos preguntamos cuándo se arreglará la cadena de suministro. Ha sido una temporada horrenda para los productores, con retrasos logísticos, y las navieras no asumen la responsabilidad de esos retrasos», comparte. «¿Hasta cuándo vamos a estar así? ¿Serán otras dos temporadas? ¿Tres? ¿La situación se arreglará sola cuando empecemos el próximo noviembre?».

Y la segunda es la sobreproducción general de uvas a nivel mundial, ahora que China, India, Sudáfrica, España, Italia, Brasil, Perú, Chile, México y Estados Unidos están produciendo. Además de la importante cosecha que se prevé en México, Chile también ha tenido una cosecha récord de 80 millones de cajas este año y Perú también ha tenido una cosecha histórica de más de 60 millones de cajas. California también va a tener otra gran cosecha de 110 millones de cajas.

«Tenemos demasiada oferta como sector y creo que nos espera un ciclo que va a suponer un reto para muchos productores en los próximos años», concluye Greenstein.