Actualidad

La Ley para Galápagos se realizó pensando en el beneficio de la comunidad en las islas, asegura presidente de Ecuador

Ningún salario será reducido sino que las nuevas contrataciones se harán con relación al 80% más que el contienente.

QUITO.  El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró que la Ley Orgánica de Régimen Especial de Galápagos, aprobada en 2015, se realizó “pensando en beneficio de la comunidad galapagueña”, pero que algunos grupos de poder que se creen dueños de las Islas Encantadas han mentido al asegurar que la ley busca la reducción de salarios.

“El problema de fondo es que esos grupos se han creído propietarios de Galápagos y quieren seguir dominando y nosotros vamos a escuchar a todos pero vamos a decidir, con la legitimidad que nos dio el pueblo galapagueño en las urnas, con responsabilidad en función de toda Galápagos, en función del bien común”, señaló Correa en el Enlace Ciudadano 492 desde la Isla Santa Cruz, en Galápagos.

El mandatario explicó que antes de la ley se había establecido “al ojo”, es decir sin ningún tipo de estudio, que el costo de vida en Galápagos era el doble que en el continente, lo que llevo a que los funcionarios públicos ganen 100% más de sueldo, mientras que los funcionarios privados solo ganaban 75% más.

La ley lo que hizo fue estudiar técnicamente el nivel de precios que existe en la Islas Encantadas. De esta manera el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos estableció el IPC para Galápagos, que se trata de un indicador que mide la diferencia de nivel de precios que existe entre las Islas y el Ecuador Continental.

“Había que medir técnicamente esto, tenían miedo a la verdad. Jóvenes es el mayor  signo de mediocridad, cuando ni siquiera se quiere saber la verdad, cuando se tienen miedo de la verdad”, aseguró Correa.

Para realizar esta medición se construyó una canasta de bienes y servicios representativos al consumo de Galápago. Así se recogieron 338 productos (entre bienes y servicios) en los campos de alimentación, educación, salud, transporte, entre otros; se recolectaron los precios de esos productos y se los comparó con el continente. Después se hicieron 2.680 tomas de precio a manera de seguimiento para saber cómo se comportaban los costos de esos productos seleccionados.

Los resultados del estudio demostraron que había una diferencia de precios de acuerdo a la categoría de bienes, así por ejemplo en alimentos y bebidas Galápagos es 70% más cara que el continente, mientras que en trasporte es 300% más cara, si en educación es 46% más cara en comunicaciones solo es 17% más cara. Después de conocer estos datos se creó un índice ponderado.

“No es lo mismo que cueste tres veces un bien pero que consuma una vez al año, a que cueste dos veces un bien que consumo todos los días, el segundo bien  tiene más impacto en mi costo de vida entonces se dan ponderaciones y se llega a un promedio ponderado. Ese nivel de precio es 1,8 lo que significa que en promedio el costo de vida en Galápagos es 80% más caro que el continente”, explicó el mandatario.

Además aseguró que esto significa  que los empleados privados ya no ganarán 75% más, sino 80% y que los públicos no ganarán 100% más, sino 80%, aunque esto no significa que se reducirán los salarios sino que aplica para los futuros contratos.

“No se va a reducir el salario de nadie pero para las nuevas contrataciones si alguien gana 1.000  en el continente, un profesional de la salud, aquí va a ganar 1.800 ya no va a ganar 2.000 dólares, esos 200 en exceso eran plata del pueblo ecuatoriano, esto es  lo que tenían miedo ciertos sectores que conozcamos”, dijo Correa.

Por último, el presidente demostró la falsedad de algunos videos que circularon en redes sociales y medios de comunicación en los que se aseguraba que había protestas en Galápagos por la aplicación de la ley. Correa explicó que se trataban de protestas que habían ocurrido en Venezuela años atrás y que las hicieron pasar por protestas en el país. (Andes/La Nación)