Opinión

LA ISLA SANTAY

Dr. Juan Carlos Faidutti Estrada/Guayaquil

Para nuestro criterio, la Isla Santay, era el lugar ideal para construir el aeropuerto de Guayaquil. Existe el espacio suficiente para que, buena parte de ella, se la dedique al aeropuerto y otra parte para construir una ciudad con edificios para negocios, imitando a Manhattan. Un capricho de un jefe de Estado, por asuntos personales, lo impidió.

Ahora con el argumento de defender la naturaleza, se dispuso la construcción de un muelle que, en un principio, por novelería algunas personas lo tomaron como un paseo. Ya la novelería se acabó y recién, con los accidentes que han sucedido, ocultos algunos, pero imposible de callar, con el problema sucedido con la nave de la Armada brasilera, se empieza a discutir la destrucción del puente y analizar cómo se utilizan algunas partes del mismo, para ser un muelle y utilizar los que sobra como caminos dentro de la isla.

La idea de que se construya el aeropuerto ya desapareció. Muchos inversionistas se apuraron a comprar tierras cercanas a la zona de Chongón, donde se ha escogido para el aeropuerto, pero tendrán que esperar qué tengamos un movimiento de cinco millones de personas que lo usen, mientras en la actualidad llegan a dos. El aeropuerto que utilizamos está muy bien manejado, no molesta a nadie y la empresa extranjera que tiene la concesión, considera que hay espacio para construir otra pista y más edificios si es que se necesita. Ojalá, por lo menos que se destruya el puente a la Santay y la cuestión del aeropuerto que ya no se hará allí, por lo menos que los inversionistas de tierras tengan la paciencia, hasta que efectivamente sea necesaria su construcción.