Opinión

LA HISTORIA NOS LO VOLVERA A RECORDAR, EN UN FUTURO NO LEJANO

María Elena Gómez de Reshuan/Guayaquil.

 

 

La Historia nos recuerda y nos cuenta, que muchos de los esclavos, provenían de tierras africanas, donde ostentaban títulos de jerarquía y nobleza.

De ahí, que observamos a muchas mujeres de raza negra, con gran garbo al caminar, con una belleza que se incrementa, por el color de su piel y a jóvenes morenos de gran altura y cuerpos atleticos, así mismo observamos la inteligencia que predomina en esta raza, para el arte, la musica, el deporte, la politica, etc.

Por otro lado, observamos personas que estuvieron siempre prestos a colaborar en una serie de tareas y servicios, que prestaban en su tribu, en su comunidad donde se manejaban jerarquías, sin duda alguna.

El fondo del tema, es que, españoles, franceses, ingleses, piratas y demás, cuando atacaban una tribu, no preguntaban quien era el rey, quien era la reina o quienes eran sus súbditos, saqueaban, robaban y ultrajaban a los ricos pueblos, que invadían lucrando de ellos, hasta el día de hoy.

Pueblos que se siguen desarrollando en la miseria, en pleno siglo XXI, mientras la corona inglesa, uno de los grandes conquistadores de estas tierras, siguen lucrando de la generosidad que tiene la tierra africana, llena de metales preciosos, como oro, plata, diamantes, uranio, cobre y piedras preciosas, que han adornan las coronas de reyes, reinas, principes y princesas, a costa de las lágrimas y sacrificios, de un pueblo que subsiste a pesar de las adversidades, con las que viven.

Por ello, debemos comprender, que al no conocer sus ancestros y haberse perdido en el camino de la vida y de la historia, sus orígenes, el mundo se permitió tratar a esta gran y fuerte raza, como animales, hasta el día de hoy, se lo hace, sin el más mínimo respeto, poniéndose el blanco una corona, que no tiene, ni posee.

Las generaciones pasadas y las actuales todavía miran con poca simpatía a la raza negra.

Pero ellos se dieron a la tarea de demostrarnos, que son inteligentes, más humanos y más capaces, que un blanco, que en los ultimos siglos corrompió no sólo su mente, sino su alma, su corazon y se alejo de Dios.

Cambiemos nuestra mente y nuestro comportamiento hacia una raza, que como cualquier otra viene con defectos, pero con muchas más virtudes.

Un gran ejemplo de superación personal, valentía, honorabilidad, credibilidad, integridad, es la demostrada por la Dra. DIANA SALAZAR, por quien hay que, orar mucho y, pedirle a Dios, amparo, proteccion y misericordia, por la gran labor desplegada, sin temor alguno.