Actualidad

La historia de la Manga del Cura, primera parte

El sector de la Manga del Cura se prepara para lo que será la próxima Consulta, para saber si quieren pertenecer a Guayas o Manabí.

GUAYAQUIL. La Manga del Cura es parte del cantón El Empalme, tiene 456 km2. de extensión y aproximadamente 25.000 habitantes. Desde la fundación de la provincia del Guayas perteneció a ella, por abandono de las autoridades seccionales y las parcializadas decisiones de las instituciones encargadas de fijar los límites internos han hecho posible que el día de hoy la provincia de Manabí la reclame como suya.

A continuación y mediante una serie de notas haremos una reseña histórica de la verdad sobre el sector en disputa.

A lo largo de la historia del Ecuador, desde 1824, sobre la división Territorial de la Gran Colombia, en la cual ya consta el cantón Daule, incluido el sector denominado “La Manga del Cura”, como territorio de la Provincia del Guayas, lo que se demuestra con la información que presentamos.

En el año 1837, el ciudadano guayaquileño, señor Nicolás de Avilés, adquiere el 31 de Enero de 1837 al Gobierno del Ecuador, las montañas de San Francisco de Peripa; la misma que queda registrada en los Libros de Mayor y Menor Cuantía del año de 1872, en la oficina del Registrador de la Propiedad del Cantón Daule perteneciente a la provincia del Guayas.

El terreno en disputa estaba dentro de la parroquia Balzar, esto es en el 1861, que a su vez era parte del cantón Daule.

Los límites de Balzar iban desde San Miguel al norte, que es una zona muy cercana a Santo Domingo, hasta Potrerillo al sur, sitio que queda cerca de la entrada al actual cantón Colimes, al este el río Macúl y al oeste la Cordillera de Balzar; linderos que encierran a todo el sector ahora denominado “La Manga del Cura”.

Consta en los archivos históricos del Cantón Daule, que el Cura párroco de la Villa de Daule, Leandro Fierro, en compañía de los Sacerdotes José Villegas y el extranjero David Dugleth, fueron los primeros en ascender, incursionar y atravesar las montañas San Francisco de Peripa ubicadas en la parte norte de Balzar, precisamente estas montañas que en 1837 había comprado el señor Nicolás de Avilés en Daule.

En dicho sector aledaño a las montañas, existían colonos con quienes tuvo la comunicación el Cura Leandro Fierro, para poder internarse en la zona y seguir el camino hacia el interior de la República.

Al no poder cumplir con esa intención tuvo que regresar a Daule, pero dejaron enseñanzas evangélicas, lo que motivó la gratitud hacia el señor Cura Leandro Fierro, por lo que a aquél camino, trillo, la trocha o manga trazada por el sacerdote, para inmortalizar aquel nombre, los Colonos la denominaron La Manga del Cura en honor al sacerdote Leandro Fierro afincado en el cantón Daule. (Red. La Nación)