Opinión

La hipocresía de los comisionados de la ONU en derechos humanos y la geopolítica de las drogas…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

En algunas asambleas generales de la ONU, los líderes de muchas naciones por décadas, han expresado su preocupación y hasta desesperación porque los grandes países económicamente ricas y con grandes excedentes de ahorro e inversiones, inviertan o auxilien a los pequeños países con graves problemas de miseria, violencia, desnutrición infantil, contaminación, sequía, etcétera…

Lamentablemente aquellos SOS, quedaron como simples enunciados, grandes titulares mientras funcionaron las asambleas, sin que se tome conciencia que una de las causas primarias de las grandes movilizaciones migratorias, son causa directa de estos factores, y pese al cierre de fronteras, construcción de muros, la supervivencia es más fuerte que cualquier barrera humana e incluso de la misma naturaleza…

Por otro lado el narcotráfico es otro de los temas y llamados, para elaborar políticas globales para frenar este flagelo humanitario, pero ésta es otra de las grandes hipocresía de las grandes potencias y del sistema financiero internacional, pues los miles de millones de dólares que genera está ilícita actividad transnacional, encuentra verdaderas estructuras financieras en los llamados paraísos fiscales, aupados por otros centros del dinero mundial, y es aquí en dónde también hay mucha hipocresía, para cerrar estos centros de blanqueo y con esto frenar la corrupción mundial y las enormes fortunas de delincuentes y narcotraficantes.

Sin entrar a analizar otros graves casos como los crímenes de guerra, genocidios, persecuciones, crímenes de estado por parte de dictadores y seudos gobiernos democráticos, los comisionados allí sí son verdaderas tortugas, sordos, ciegos y mudos, para incoar en contra de estos criminales y delincuentes, los juicios y las sanciones respectivas, porque muchas veces el poder económico y militar y ahora el sesgo progresista, les otorga un estatus de intocables, protegidos e invisibles ante estos farsantes liderados por la señora Michelle Bachelet…

Resulta entonces muy difícil, complejo, pero no imposible combatir al narcotráfico por las complejas redes que generan las grandes ganancias que produce está compleja e ilícita actividad…

Exigir que los grandes países consumidores, inviertan o mejoren sus controles para impedir el ingreso de las drogas, es otro cuento del gallo pelón, porque en lugar de disminuir aumenta la producción de drogas mundial, por aquello las guerras de los carteles por adueñarse de los diversos mercados, es a su vez la causa de la enorme violencia en los países productores o de distribución de la droga, y en esa geopolítica de las drogas, estamos fatalmente sometidos e inmersos, convirtiendo esta guerra en la batalla de David y Goliat.

 

Semper Fi.