Opinión

La guerra y la corrupción.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Fui uno de los primeros en reclamar que era urgente e impostergable, declararle la guerra al narcoterrorismo, con el empleo de todos los recursos materiales y humanos que poseemos, para derrotarlos y eliminarlos de manera total

Lamentablemente ya mismo se cumplen los sesenta días en que las Fuerzas Armadas han salido a las calles, y si bien han descendido los asesinatos y sicariatos en números, con relación anterior a la declaración de conmoción y de conflicto interno, no percibo para nada que la fuerza pública, tenga el control de nada y se hayan librado combates, destruidos guaridas, capturados y recluidos en algún lugar en que se los pueda contar y ver qué en efecto,  son los terroristas vinculados al narcotráfico, no veo presencia masiva de militares, tanques, soldados ubicados estratégicamente… para ir tomando el control por ejemplo en Durán, donde siguen las matanzas y pese al toque de queda, la droga sigue circulando por doquier, lo mismo en sectores de Guayaquil, y otras ciudades del país…

Me aterra haber escuchado el día de hoy, que ya hay militares corrompidos por los mafiosos, para introducir en las cárceles, teléfonos y quien sabe que otras cosas estarían comprometidos. Lo que obliga al mando a relevar y cambiar al personal militar, cada semana de los centros penitenciarios, porque dejarlos más días podrían contaminarse y cambiar de bando, drama que vive la Policía Nacional todos los días con muchos de sus miembros…

Seguir en esta forma Cantinflesca, de hacer la guerra y descuidarnos… Podría significar que vamos a perder también a nuestras Fuerzas Armadas en esta guerra… hasta los niños que juegan a la guerra saben que en toda guerra el objetivo fundamental es capturar y hacer rendir al enemigo, destruir sus instalaciones, capturar sus bienes, romper la cadena logística de suministros, destruir sus laboratorios, incautar sus camiones, vehículos… Donde están los sesenta mil millones que dijo el Presidente Noboa movilizan los capos de las mafias al año?

La corrupción y el terror son las armas que los narcoterroristas, manejan en forma magistral. Ya hay episodios en que algunos miembros de Fuerzas Armadas, en servicio activo, con vehículos, embarcaciones, y hasta aeronaves, han usado para transportar drogas, armas, precursores químicos, dinero, etcétera en el pasado y todo quedó en silencio…

Que no se me malinterprete, debemos proteger a las Fuerzas Armadas, no manteniéndolas en calidad de guardias de seguridad o de policías, las debemos usar para enfrentar a quienes pretenden arrebatarle al Estado, el monopolio legítimo de la Fuerza, y regresarlas a los cuarteles a seguir entrenando y capacitándose…

Sin un estrategia y planificación bien elaborada, el famoso plan Fénix, resulta una frase cliché y nada más. No sé si por tomarnos el pelo, cada vez que se capturan drogas, los policías afirman: son parte de la operación Fénix 2, 3,4,5 etcétera.

Señor Presidente su credibilidad puede irse al diablo, si no hacemos las cosas con sabiduría, compromiso, carácter y disciplina. Tener huevos grandes de avestruz y no de cartón…. cuidado podría significar ser un gran huevón, cuando lo que necesitamos es un gran conductor, estratega y líder sabio.

El tiempo, si no logra el objetivo de vencer al enemigo, nos puede conducir a escenarios que prefiero por prudencia evitar anunciarlos.

Recapacite, exija resultados, no se deje impresionar con supuestos cientos de miles de operaciones, ni en la guerra de Ucrania con Rusia se han liberado esa caridad de operaciones, como las que acá se dicen han cumplido en apenas pocos días…nos toman el pelo y sobre todo a usted señor Comandante en Jefe, que con una gorra y una chaqueta ya mismo lo quieren convertir en el General Douglas MacArthur para la foto.

Protejamos a las Fuerzas Armadas de la contaminación y corrupción, armas que, sin lugar a dudas, las pondrán de rodillas, así como a todo el país.

Semper Fi.