Opinión

La guerra entre la Salud y la tecnología

Dr. José Fernando Gómez Rosales/ Guayaquil

jgomezr@hotmail.com

 

Estamos comenzando una nueva guerra, en la cual se nos presenta un dilema: El crecimiento o la seguridad.

La tecnología es la causa del crecimiento del ser humano. Todos los Avances tecnológicos han llevado al crecimiento en conocimientos, en la facilitación de las labores y en los avances y los nuevos pasos, que nos van permitiendo ir aumentando nuestros conocimientos cada vez más hacia el desarrollo intelectual del ser humano.

Estos crecimientos tienen sus riesgos. Cuando la Dra.  Marie Curie, descubrió los Rayos X, el mundo dio un paso gigante, un adelanto que ahora nos permite, en medicina explorar al ser humano por dentro, lograr diagnósticos mucho más precisos sobre las lesiones internas, ya no sólo en casos de fracturas. Ahora podemos ver las lesiones producidas por infartaos cerebrales y no sólo eso. Podemos ver cómo reacciona cada órgano cuando se usa. Si tienes los ojos abiertos o cerrados, etc.

Indudablemente ese avance de hace sólo 120 años que revolucionó el mundo, tuvo su costo: la misma Dra. Curie murió de anemia aplásica (similar a la leucemia), producto de las radiaciones del radio. Varias personas han muerto por varias radiaciones en el mundo. Los científicos han tratado de buscar miles de explicaciones, pero debemos admitir que las ondas electro-magnéticas, sean del tipo que sean, pueden afectar nuestro organismo. Se ha probado ya, que vivir cerca de un reactor o una fuente de energía, cerca de antenas, o cerca de cables de alta tensión, puede favorecer el desarrollo de cánceres y varios otros problemas de salud.

Se habló, hace pocos años, sobre la muerte masiva de unas aves (estorninos), indicándose como la posible causa la instalación y pruebas de las nuevas antenas 5G, que se están instalando en varias partes, con la que esperamos pasar a una comunicación más perfecta, útil y con innumerables mejoras en todo sentido.

Sería una lástima que cuando al fin logremos estas nuevas comunicaciones, ya no existan seres humanos para comunicarse.

¡La tecnología es el camino señero del desarrollo, pero el hombre tiene la obligación de plantar los adelantos, cuando estos puedan destruir su propia vida!

La Salud del hombre, debe ser la prioridad principal del ser humano, muy por encima de cualquier avance tecnológico.  Aquí valdría pensar en la reflexión de Santo Domingo Savio: “¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo, si al fin pierde su alma?